La derrota más amarga para el Baxi

Carmen Grande –en la imagen, en el partido de la primera vuelta– volvió a enfrentarse a su exequipo | Emilio Cortizas

Una derrota duele, pero ayer en Magariños fue lo menos malo para el Baxi, que con el partido igualado (50-45) sufrió la lesión –grave, a falta de que lo confirmen mañana las pruebas médicas– de Alicia Villegas. Quedaban ocho minutos y medio para la finalización del encuentro ante Movistar Estudiantes, pero el equipo de Lino López se quedó desde ese momento absolutamente noqueado.


El marcador final (80-65) no refleja, por lo tanto, lo sucedido en la cancha madrileña, que contó con una legión de aficionados ferrolanos. No fue hasta el duro golpe anímico de la lesión de la base catalana cuando el partido se acabó de decantar hacia el conjunto que dirige Alberto Ortego. El acierto exterior de Mariona Ortiz (seis de siete en triples) y de Arica Carter (otros cuatro), junto con el dominio de Fingall en la zona, tumbaron a un Baxi que no mereció tal castigo.


Un acierto insólito

El triple inicial de Ortiz –que hasta el partido de ayer solo había encestado seis en lo que va de temporada– fue el preludio de una actuación estelar. La catalana anotaría otras dos veces desde la línea de 6,75 en el primer cuarto, efectividad máxima que, unida a las dificultades de las jugadoras del Baxi para defender los uno contra uno, dieron la iniciativa al Estudiantes. 


Con un triple de Ortiz se llegó a la máxima ventaja para las anfitrionas (15-9) en el ecuador del parcial, pero la mejoría en defensa de las ferrolanas y la eficaz presión planteada por Lino López en la subida del balón del Movistar acercaron a su equipo (20-18). La norteamericana Carter, con el primero de sus cuatro triples, dio aire a las madrileñas antes de que Natalia Rodríguez redujera desde la personal hasta el 23-19 con el que concluyó el periodo inicial.


Leaupepe, con un triple, puso al Baxi a un solo punto, al que respondió el último fichaje del club estudiantil, Vicky Llorente, que ayudó a sostener a su equipo en los momentos complicados. Carter, con dos nuevas canastas de tres, volvió a abrir brecha para las locales (31-24), que seguían sufriendo ante la presión del Baxi sobre las bases rivales. Con todo, la superioridad física en la pintura de Diallo y, sobre todo, de Nadia Fingall, impidió que pudiesen ponerse por delante, pero sí llegar al descanso a solo cinco puntos gracias a una última acción de Koenen desde el perímetro (41-36).


A más

Fue mejor el equipo ferrolano en la reanudación. Taylor Koenen comenzó a ver aro con más facilidad y el Estudiantes se encomendó a una Llorente que ayer no parecía la última en llegar. Con 50-45 llegó el momento clave del partido, cuando Alicia Villegas en su salto por hacerse con el rebote ofensivo se lesionó. Magariños enmudeció y el Baxi se bloqueó, muy consciente del trabajo que su compañera ya tuvo que hacer en los últimos tiempos para superar otras dos graves lesiones.


La inercia de ese tercer parcial llevó al equipo ferrolano a reducir, con dos buenas ­acciones individuales de Koenen e Ivanovic, a dos puntos la diferencia al término del tercer cuarto (51-49).


El arranque del conjunto del Estudiantes (8-0) y los errores bajo canasta de las jugadoras visitantes abrieron una brecha de diez puntos en el marcador que el Baxi quiso franquear en varias ocasiones, aunque más con el corazón que con la cabeza. 


Carmen Grande, que se medía a su exequipo, asumió el peso ofensivo del conjunto ferrolano, que acabó de encajar el golpe de gracia con un nuevo recital desde la línea de 6,75 de Ortiz (otros tres triples, con lo que igualaba todo el acierto de las 23 jornadas anteriores) y de Carter, con otro más. Veinte abajo, el Baxi se resistió, como hace siempre, a dejarse llevar y cinco puntos de Taylor Koenen en los últimos instantes maquillaron un marcador final que en días como el de ayer es, desde luego, lo de menos. 

La derrota más amarga para el Baxi

Te puede interesar