• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Cinco claves del descenso

La clasificación no engaña. Si el Racing finalizó el campeonato liguero del grupo 1 en la decimoctava posición de la tabla clasificatoria, el descenso a Tercera es la justa consecuencia

Cinco claves del descenso
Los jugadores del Racing, en el terreno de juego de A Malata tras consumar su descenso a Tercera  | jorge meis
Los jugadores del Racing, en el terreno de juego de A Malata tras consumar su descenso a Tercera | jorge meis

La clasificación no engaña. Si el Racing finalizó el campeonato liguero del grupo 1 en la decimoctava posición de la tabla clasificatoria, el descenso a Tercera es la justa consecuencia. “Hemos demostrado no ser mejores que, al menos, cuatro equipos de la competición”, reconoció al final del partido frente al Rayo Majadahonda el capitán racinguista, Pablo Rey. “Es lo que pasa cuando un club como el Racing no hace las cosas bien”, añadió. Estas son algunas de las causas del resultado final de una campaña en la que el equipo ferrolano aspiraba a luchar por subir, pero en la que al final no fue capaz de evitar el bajar.

1 Una primera vuelta que condicionó todo
Los 16 puntos sumados por el Racing en la primera vuelta, cuando Miguel Ángel Tena estaba al frente del equipo ferrolano, convertían la salvación en una hazaña, porque obligaba al equipo ferrolano a completar una segunda vuelta con números de play-off. Y, a pesar de que con Ricardo López el cuadro verde mejoró sus números en la segunda vuelta –terminó con 24 puntos, una cifra que se hubiese hecho antes le habría conducido a la salvación–, no fue suficiente para salvarse.
 

2 Catorce jornadas sin ganar, una gran losa
Catorce jornadas sin ganar, las que estuvo desde la séptima hasta la vigésima, hicieron que el Racing pasase de la octava posición en la que estaba –a dos puntos de las cuatro primeras a las que quería llegar– a la decimoséptima –ya metido en una zona de descenso de la que solo pudo escapar tras la vigésimo primera, que acabó en la plaza de promoción de permanencia–. Fue el principio de los males de una escuadra que se vio ya condenado a la zona baja.

3 A Malata pasó de ser fortín a ser bicoca
El rendimiento del Racing en los partidos que disputó en el estadio de A Malata, sobre todo en la primera vuelta, fue un síntoma de que las cosas no iban bien para el equipo ferrolano. Ocho encuentros consecutivos sin ganar convirtieron el feudo ferrolano en uno de los más cómodos para todos los visitantes. Por eso, a pesar de su mejoría en el tramo final de la competición, los 25 puntos que sumó suponen el tercer peor registro de todo el grupo 1 de Segunda B.

4 Sin ganar a domicilio desde septiembre
Solo dos victorias consiguió el Racing en toda la temporada, en la cuarta y en la sexta jornada del campenato liguero. Fue el día 24 de septiembre cuando el equipo ferrolano sumó su última victoria a domicilio, con motivo de la vista al Municipal de Guijuelo. Desde entonces, el cuadro verde estuvo cerca de ocho meses sin ganar fuera de casa, lo que lastró sus posibilidades de salvarse al final de temporada, cuando jugó partidos de gran trascendencia para la clasificación.
5Los fallos indivuales fueron una constante
Los errores inviduales, muchas veces impropios en jugadores de reconocido nivel en la categoría, se acabaron convirtiendo en la seña de identidad del cuadro verde. Y eso lo condenó a acabar perdiendo partidos de una manera inexplicable para acabar conduciéndolo al descenso a Tercera División.