jueves 18.07.2019

Carlos Mouriz: “Vaya peso que nos sacamos de encima”

El director deportivo del Racing de Ferrol valora la temporada de su formación y su ascenso a la categoría de bronce nacional y empieza a pensar en el grupo con el que contará en Segunda B

El dirigente racinguista no renuncia a nada en la nueva etapa de la formación verde | jorge meis
El dirigente racinguista no renuncia a nada en la nueva etapa de la formación verde | jorge meis

El director deportivo del Racing, Carlos Mouriz, tiene por delante un duro trabajo para confeccionar la plantilla con la que el cuadro verde competirá la próxima temporada en Segunda B.

Se ha reunido durante dos jornadas con el técnico Emilio Larraz para determinar los futbolistas que debe de continuar en el equipo y las posiciones que hay que intentar reforzar. 

¿Cómo se decidió por la incorporación del preparador Emilio Larraz?

Del tipo de gestión que tengo que hacer desde que yo estoy en el mundo del fútbol, tengo claro que mirar para el Real Madrid o el Barcelona no me produce ningún beneficio, porque no voy a traer a nadie de allí. Entonces, en el seguimiento que vas haciendo, tanto de jugadores como cuerpo técnicos, tratas de ver un perfil de gente que pueda estar donde tú quieres que esté. A mi me llamó poderosamente la atención, un equipo tan modesto, con todos los respetos, como es el Ebro, que en el grupo tres donde estaban el Villarreal, el Hércules, Mallorca, donde ascendieron dos o tres de ese grupo, quedó quinto.

Cuando es un equipo modesto, mi interpretación no es otra que solo puede ser a través del trabajo diario, de la gestión del grupo, para conseguir esa clasificación. Quien era la persona que llevaba ese equipo era Emilio y te empiezas a interesar por él, empiezas a tratar de saber de él. Llegado su momento, vi lo que pasó el año pasado y arrancábamos un proyecto nuevo con una idea distinta y por eso le llamé para planteárselo.
.
¿Porqué decide ofrecerle un contrato de tres años?

Esto es un proyecto a medio y largo plazo y no para el día siguiente. Si realmente lo que vas a vender es tu proyecto y crees en él, tú no puedes decir que te contrato para quince días, porque entonces no es proyecto ni es nada. Máximo cuando para mi es muy importante que la gente que se involucra en estas cuestiones, no solo le cueste lo económico, ni lo deportivo, sino también lo personal. Pensar que un entrenador, que me consta que tenía varias ofertas de Segunda B, posibilidades de renovar allí y su vida asentada en Zaragoza y asume descolocar su vida para venir a equipo de Tercera División, le podrá salir bien o mal, pero es su grado de compromiso y es cuando te la juegas por él.

¿Cómo vivió el comienzo de la liga y el tema de las lesiones?

Los arranques para mi son complicados y te la tienes que jugar con la toma de decisiones. De la anterior temporada para esta fue no ofrecer la renovación a diecinueve y quedarnos con solo tres. Es un cambio estructural muy importante. Siguiente paso es tratar de hacer una plantilla y buscar jugadores que ya tuvieran experiencia en Segunda B, que era el objetivo que nos marcábamos, y que asuman bajar a Tercera División, que ha costado lo nuestro. 

Ante esas circunstancias de que el cambio de titularidad del club se llevó a cabo a mitad de julio, el grupo nuevo no podía firmar contratos, por lo que empezamos la pretemporada muy tarde y cuando planificas una pretemporada de una determinada forma, resulta que no la podemos llevar a cabo porque resulta que había una serie de compromisos que teníamos que asumir. Nosotros desde dentro entendemos que la pretemporada empieza cuando empezamos el primer partido de liga en Somozas y tiran tres veces y nos meten cuatro goles y sabemos lo que eso es con un equipo de la cercanía y con el nombre del Racing recién descendido. Empezamos a trabajar con un examen cada domingo. En ese momento, todos estábamos mal, las dudas que se generan son importantes por parte de todos y todo es negativo. Hay un momento en el que el trabajo que se fue haciendo, con todas las carencias que hemos tenido empieza a dar sus frutos y eso nos lleva, en la jornada diecinueve a ser primeros, cuando en la jornada nueve estábamos a diez puntos del primero.
Cuando pensamos que ya tenemos apuntalada la plantilla para ir tranquilos en la segunda vuelta, nos empiezan a llegar las lesiones de esta manera. Cuatro cruzados, Diego Rivas un ligamento, Fernando en las dos costillas, Sanmartín, en un pie y lesiones que no se dijeron y que los jugadores dieron la cara estando lesionados, porque las que pasó Joselu las sabemos los que estábamos allí, como tenía el tobillo, todo lo que padeció. Garrido, con problemas en un hombro desde la mitad de la primera vuelta, que casi nos planteamos tener que operarlo y aguantó toda la temporada.

¿Tuvo dudas durante la temporada de poder lograr finalmente el objetivo?

Hubo muchas cuestiones que nos hicieron dudar, porque la calidad del entrenamiento no era la misma, ni la intensidad y los adversarios estaban en un buen momento y nos generaron dudas, porque no ganábamos. Aun así, hubo la fortuna de que la gente retomó nuevamente la situación, los problemas, buscando una lectura positiva, nos hicieron más fuertes y, desde ahí, el equipo tiró para adelante, compitió bien y conseguimos clasificarnos. Creo que a nivel de números fue un buen año.

¿Qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza al final del partido ante el Jaén?

Que vaya peso nos acabamos de sacar de encima, así de sencillo. Yo creo, en la experiencia que tengo, que más o menos las ligas, en condiciones normales, el Racing de Ferrol, con la plantilla que hizo, entre los cuatro primeros va a quedar. Si no quedamos entre los cuatro primeros es un fracaso absoluto, lo que no se si vamos a quedar primeros o cuartos, porque también hay rivales y porque es complicado. La experiencia que tengo en fases de ascenso y he disputado unas cuantas, es que tiene que estar para ti. Probablemente, al único rival que dijimos que no queríamos, pues va y nos toca, con el segundo partido fuera. 

Sabes que vas a jugar a treinta y tantos grados, pues más adversidades, pero creo que nosotros afrontamos la fase de ascenso, como un equipo, corto o grande, el que sea, pero como un equipo de gente comprometida, unida y convencida de que tiene capacidad y calidad para pelear por conseguir el objetivo y que todos ya habían jugado fases de ascenso. Por lo tanto, los nervios, la presión, los diez mil de la grada tampoco te caen tanto de novedad. Desde esa situación, estábamos seguros de que alguna ocasión íbamos a tener y que tenemos jugadores importantes, que son buenos en el mercado nacional y lo han demostrado. Con lo cual, al final dije, a la primera, cuando a los demás todavía les queda un mes por delante, pues es una descarga tremenda, después de lo que ha pasado durante todo el año.

¿Le sorprendió la respuesta de la afición durante la promoción de ascenso?

No me sorprendió porque yo he sido jugador del Racing de Ferrol durante dos temporadas y sé como respondía la gente en momentos buenos y malos. Cuando lo estábamos haciendo rematadamente mal, al principio de campaña, también había las dos mil personas en el campo y un número importante de aficionados de Ferrol que se desplazaban por Galicia para vernos jugar, con el desastre que éramos. En donde estamos, eso no suele pasar.

Luego, la gente vio el grado de compromiso que había y creo que eso contribuyó a que exponencialmente se sumaran a la causa.
.
¿Cuál es la hoja de ruta a seguir en el futuro?

Pretendo ser realista. Es complicado Tercera y va a ser complicado Segunda B. No renunciamos a nada, pero tampoco vamos a volvernos locos diciendo que vamos a ascender. Nosotros en Tercera creo que, desde el primer día, no tuvimos ningún problema en reconocer todos que el objetivo único era el ascenso. En Segunda B, tenemos que asentarnos, competir dignamente, sobre la base de lo que hemos hecho este año y no renunciar absolutamente a nada. Pero, evidentemente, ir partido a partido, con compromiso trabajo y, a partir de ahí, esperemos que el acierto y la suerte esté de nuestra parte.

Supongo que será ingrato decirle a algunos de los jugadores del conjunto que no van a poder seguir...

Esto es fútbol profesional, aunque estemos en Tercera. A lo largo del año pasas tantas horas, que generas relaciones, sentimientos y muchas cosas, sí, pero nosotros cobramos por hacer nuestro trabajo y tiene momentos más agradables, como el de la celebración del objetivo conseguido, y otros más desagradables, que es cuando tienes que tomar decisiones y, en muchos casos, dos y dos no son cuatro. 

Tú qué sabes si lo que vas a incorporar te va a dar lo que realmente esperas, es incierto. Lo que es cierto, es que la gente con la que has estado te ha dado lo que ya has vivido, lo que has disfrutado y que asumes decisiones de riesgo, pero tenemos que hacer lo que creamos que es bueno por el bien del club y para conseguir que esto siga tirando para adelante.

Comentarios