Martes 20.11.2018

Belén Toimil, operada con éxito de su rodilla dañada

Arranca la cuenta atrás para el regreso de Belén Toimil al foso. La lanzadora de peso mugardesa, que a finales de septiembre sufrió la rotura del ligamento cruzado de su rodilla mientras entrenaba,

La lanzadora, durante la inauguración de la zona de lanzamientos que lleva su nombre en la villa  | e. cortizas
La lanzadora, durante la inauguración de la zona de lanzamientos que lleva su nombre en la villa | e. cortizas

Arranca la cuenta atrás para el regreso de Belén Toimil al foso. La lanzadora de peso mugardesa, que a finales de septiembre sufrió la rotura del ligamento cruzado de su rodilla mientras entrenaba, pasó en la tarde del miércoles por el quirófano para la reconstrucción de su articulación. Los doctores Mulero y Gutiérrez fueron los encargados de practicarle esta intervención en la clínica HM San Francisco de León, durante la que se le implantó un pequeño injerto destinado a afianzar la zona.
Tal y como explicaba ayer mismo la protagonista antes de salir del centro hospitalario, la acción fue todo un éxito pues tanto el menisco como el resto de la articulación estaba perfectas y solo el ligamento cruzado había resultado afectado. 
Buenas noticias para comenzar una recuperación que Belén Toimil augura larga. Según las previsiones iniciales que le dieron los doctores, la mugardesa tiene por delante en torno a seis meses antes de comenzar a entrenar. Hasta ese momento le tocará realizar un duro trabajo físico. En estas primeras dos semanas, la atleta tendrá la movilidad restringida y deberá usar muletas, pero comenzará ya a ejercitar sus cuádriceps con actividades  isométricas. Después tocará hacer otras tareas, como bicicleta estática o ejercicios con gomas, para fortalecer la articulación mientras que se regenera el injerto. Todo ello acompañado de sesiones regulares de fisioterapia. Un proceso que realizará íntegramente en León, donde habitualmente entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Lanzamientos y está estudiando.
Belén Toimil estaba ayer animada y, sobre todo, deseosa de ponerse cuanto antes manos a la obra para tratar de rebajar esos plazos. Con todo, la prioridad no es recuperarse pronto, sino hacerlo bien, de ahí que no se obsesione con el calendario. La temporada en pista cubierta está ya perdida para ella, pero todavía confía en llegar en condiciones a la de aire libre, que este año se retrasa ligeramente al estar programado el Mundial para finales de septiembre. l

Comentarios