Ángel Gillén, a buen nivel en el estreno de las Series A1

El estreno de Ángel Guillén en las recién creadas Series Mundiales A-1 –segunda categoría de la cita internacional– resultó de lo más prometedor para el joven ferrolano, que desplegó su mejor karate para codearse sin miramientos con la elite de esta disciplina.

Ángel Gillén, a buen nivel en el estreno de las Series A1
El ferrolano, durante uno de sus combates | rfek
El ferrolano, durante uno de sus combates | rfek

El estreno de Ángel Guillén en las recién creadas Series Mundiales A-1 –segunda categoría de la cita internacional– resultó de lo más prometedor para el joven ferrolano, que desplegó su mejor karate para codearse sin miramientos con la elite de esta disciplina.
El deportista del Renbu Kan concurrió a un evento que tuvo en Guadalajara la primera de las cuatro citas programadas para esta año 2018. Un torneo que aglutinó a competidores de más de sesenta países y que solo en el cuadro de Guillén, el de más de 87 kilos de peso corporal, contó con cerca de ochenta karatekas, entre los que figuraban el campeón del mundo y de Europa. A pesar de que para el departamental no era su primera prueba internacional, sí fue la de mayor envergadura, lo que da mayor lustre si cabe a su rendimiento sobre el tatami.
Tras quedar exento de la primera ronda, Ángel Guillén derrotó al internacional irlandés Tristan Kennedy por un contundente 8-1. Lo hizo en un combate que, curiosamente, comenzó perdiendo, después de que un error propio le permitiese a su oponente abrir el marcador. Sin embargo, tras ese desliz, el del Renbukan desplegó su mejor repertorio de acciones y con mucha determinación firmó una actuación que fue premiada por los jueces con ocho puntos consecutivos.
Un importante acicate moral para un Guillén que en la siguiente eliminatoria tuvo que verse las caras con otro deportista internacional, en este caso por Bulgaria. Plamen Moshokov fue un adversario de mayor empaque, lo que no impidió al local enlazar algunos buenos impactos que fueron recompensados. Sin embargo, en una competición de este calado, hasta el más mínimo desliz se paga y Guillén lo experimentó de primera mano. No en vano, la mayor parte de puntos que sumó su oponente se gestaron en ­acciones erráticas del propio Guillén. Con todo, el combate se saldó con un apretado 7-8 a favor del búlgaro. Como este no avanzó mucho más, el español no tuvo opción de acceder a la repesca.
El deportista del Renbu Kan repetirá la experiencia a principio de marzo con motivo de la segunda de las citas de estas Series Mundiales A-1, que se celebrará en la localidad austriaca de Salzburgo. l