• Viernes, 19 de Octubre de 2018

Encuentran el cadáver de un recién nacido en el vertedero de Cerceda

Los vecinos de Ribeira no daban ayer crédito a las informaciones que apuntaban a que una mujer residente en la localidad había abandonado a su bebé recién nacido en el contenedor situado bajo su casa y que este había sido localizado muerto en el vertedero de Cerceda el pasado sábado.
Encuentran el cadáver de un recién nacido en el vertedero de Cerceda
imagen de archivo de un camión de basura descargando en la planta de sogama, en cerceda 	archivo ec.
imagen de archivo de un camión de basura descargando en la planta de sogama, en cerceda archivo ec.

Los vecinos de Ribeira no daban ayer crédito a las informaciones que apuntaban a que una mujer residente en la localidad había abandonado a su bebé recién nacido en el contenedor situado bajo su casa y que este había sido localizado muerto en el vertedero de Cerceda el pasado sábado.

Y es que, según la propia mujer confesó a la juez que instruye la investigación sobre la muerte del bebé, dio a luz el pasado martes sola en su casa y depositó a la criatura en un contenedor de la calle Álvaro Cunqueiro, aunque puntualizó que lo hizo porque había nacido muerto.

La madre, natural de Ribeira, tiró a su hijo a un contenedor después de dar a
luz sola en su casa

La sorpresa del vecindario llegaba porque ni siquiera tenían conocimiento de que la mujer, de 35 años de edad, estuviese embarazada. Ni su padre, minusválido en silla de rueda, ni su hermano, con quienes vivía, sabían del estado en que se encontraba la mujer. Al parecer la obesidad que padece –tiene reconocida por la Xunta una discapacidad física superior al 60% por su obesidad– impidió que sus allegados se dieran cuenta del embarazo.

Fue dos días después del nacimiento del bebé cuando la noticia salió a la luz, ya que una infección de orina obligó a la mujer a acudir a los servicios médicos de la localidad coruñesa. Al reconocerla, el médico se percató de que había parido escasos días antes. A las preguntas del facultativo, la madre reconoció que había dado a luz en su casa y que se había deshecho del bebé tirándolo a la basura.

Hospital do Barbanza

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Ribeira se desplazó hasta el hospital do Barbanza, donde se encontraba la mujer, para tomarle declaración. A ella también le habría confesado los hechos y le habría indicado el contenedor exacto en el que depositó al bebé.

La mujer tiene una minusvalía por obesidad superior
al 60 por ciento

Gracias a esta información, efectivos de la Policía Judicial y Científica de las comisarías de Ribeira y A Coruña localizaron el sábado el cadáver de un recién nacido dentro de una bolsa de plástico que, a la espera de las oportunas comprobaciones, parece que se corresponde con el que estaban buscando.

La búsqueda del bebé se realizó entre las toneladas de basura que llegaron procedentes de la planta de transferencia de Boiro hasta Sogama, en Cerceda. Al parecer, los investigadores tuvieron que inmovilizar cinco camiones de basura en Cerceda procedentes de Ribeira para poder buscar el cadáver.

Registro de la vivienda

Por su parte, la Policía Judicial acudió a la vivienda de la mujer en busca de pistas que despejaran la incógnitas de este caso. Según fuentes consultadas, en el registro de la casa, en la que la mujer vive con su padre y con su hermano, no encontraron evidencias de que la mujer hubiese dado a luz. Además, tanto el padre como el hermano habrían negado ante los investigadores que escuchasen en ningún momento el llanto de ningún bebé.

En su declaración ante la juez, la mujer aseguró que el bebé había nacido muerto y por eso lo había tirado a la basura. Esto es precisamente lo que tienen que confirmar los servicios forenses, ya que la situación judicial de la madre cambiaría en función del resultado de ese informe.

Cargos

Así, de confirmarse que el bebé nació vivo y falleció como consecuencia de la acción de la mujer, esta podría ser juzgada por un delito de homicidio, mientras que si hubiera nacido muerto, como ella defiende, los cargos se reducirían considerablemente.

Otro de los aspectos que están por determinar en este caso es quién es el padre de la criatura. Varias informaciones apuntaban ayer a que la mujer pudo ser violada, lo que motivó que no dijera a nadie que estaba embarazada. Sin embargo, fuentes de la investigación consultadas por este periódico desmintieron este extremo. A pesar de ello la identidad del padre sigue siendo desconocida.