Lunes 19.11.2018

El recibidor, un elemento que combina lo práctico con lo decorativo

Recibidor
Recibidor

Un recibidor es un espacio fundamental dentro del hogar, ya que se trata de la primera impresión que verán los invitados al entrar en casa. En la actualidad, hay una gran cantidad de recibidores baratos. Pequeños o grandes, utilitarios o decorativos, sea del tipo que sean merecen una atención especial.

Los recibidores necesitan contar con una decoración independientemente de la utilidad que se le vayan a dar. Ya se conviertan en meros vestidores de un espacio o se les dote de un aspecto más práctico, se consideran la carta de presentación de una casa. De ahí que haya que tenerlos muy en cuenta a la hora de decorar una vivienda.

El recibidor: paso intermedio entre el interior y el exterior de la casa

La creatividad y la imaginación serán dos herramientas fundamentales para llevar a cabo la decoración de un recibidor. La idea es dotar a este espacio de un estilo personal en el que se condense toda la atmósfera general de la casa. Un pequeño resumen a modo de entrada de lo que nos vamos a encontrar en el interior.

Hay que tener en cuenta que el recibidor es algo así como el paso intermedio entre el exterior y el interior más íntimo de la casa. Por tanto, a su carácter decorativo hay que unirle también un elemento práctico y de servicio. Un buen recibidor es ideal para depositar aquello que necesitamos para salir de casa o una zona a modo de recordatorio antes de dejar la vivienda.

¿Qué quiere esto decir? El recibidor es ese espacio en el que se pueden disponer de las llaves, los paraguas, pañuelos, etc, pero al mismo tiempo un lugar para dejar una nota cuando salgamos o para recordar alguna cita importante. Es aquí donde puede darse la simbiosis perfecta entre lo hermoso y lo útil, decoración y carácter práctico.

Principales tipos de recibidores

Uno de los factores más importantes a la hora de poder conjugar estos elementos es el espacio con el que se cuenta para el recibidor. Dicho espacio es el que va a brindar en buena medida todas las posibilidades de decoración que tienen tanto los recibidores baratos como aquellos de más valor.

Si se posee, por ejemplo, un amplio espacio es posible que se desee una decoración en la que se combinen los muebles con figuras, esculturas, bancos, percheros, plantas, cuadros, etc. Será, sin duda, la mejor manera de dar la bienvenida a casa a cualquier invitado o el primer espacio de confort al llegar a nuestro hogar.

En cambio, si el espacio disponible es pequeño habrá que cuidar un poco más los elementos básicos e imprescindibles. Estos serían aquellos que nos permitan dejar las llaves, la cartera o el abrigo al llegar a casa, un pequeño espejo para antes de salir, una mesita para colocar cosas, etc.

Es por eso que, teniendo en cuenta el espacio disponible, hay que decantarse por alguno de los siguientes tipos de recibidores:

Recibidor minimalista

Este tipo de recibidor es perfecto para aquellas situaciones en las que se cuenta con poco espacio. La decoración se basará principalmente en lo práctico, para darle así un toque más funcional. En este caso, se optará por un recibidor que no ocupe mucho, con una consola de bajo perfil que incluya incluso la posibilidad de almacenar cosas mediante cajones.

Recibidor vestidor

Este recibidor también se convierte en un elemento fundamentalmente práctico, ya que servirá para almacenar ropa. Aunque, en este caso, serán sobre todo accesorios para colocarse rápidamente antes de salir de casa. Pueden ser zapatos, bufandas, sombrero, algún bolso, complementos, etc.

Recibidor decorativo

Aquí lo que prima es, como su nombre indica, el aspecto decorativo frente a lo funcional y más práctico. La decoración de un recibidor recae en el gusto de cada uno. En cierta manera, no hay unos cánones ni una serie de reglas que deban cumplir. Aunque, por lo general, estos recibidores deben ir en consonancia con el resto de la casa para que no haya un impacto visual demasiado extravagante.

Recibidor en dos ambientes

Si se cuenta con suficiente espacio, el recibidor en dos ambientes es una magnífica opción. Gracias a su diseño, no tiene un único emplazamiento sino que más bien se puede abrir en dos zonas diferentes. De esta manera, se puede colocar a un lado un recibidor más decorativo y en el otro uno más práctico y funcional.

Recibidor presencial

En este recibidor prima sobre todo lo decorativo, pero sin abandonar del todo el carácter práctico. Suelen ser elegantes y modernos, con un toque de diseño vanguardista y que vienen muy bien para pequeños apartamentos, estudios, etc. No requieren de un gran mobiliario y su único objetivo es ofrecer un primer toque visual agradable.

En definitiva, los recibidores baratos pueden conjugar perfectamente la decoración con la funcionalidad. Dos elementos que no deben dejar de lado el diseño, la originalidad y el toque personal que este elemento de la casa debe llevar.

Comentarios