• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Cómo gestionar una reforma paso a paso

Realizar una obra no es siempre una tarea fácil, para ello lo mejor es contar con ayuda de especialistas

Cómo gestionar una reforma paso a paso
reformas
reformas

Cuando se va a realizar una reforma lo primero que preocupa a los propietarios de la vivienda es el tiempo de ejecución y el presupuesto que deberán invertir en ella. Por ello, es importante que los habitantes se preparen mental y económicamente antes de comenzar.

Una vez que se ha decidido llevar a cabo una reforma integral o parcial de la vivienda, se debe tener en cuenta una serie de pasos a seguir que ayudarán a gestionar mejor todo el proceso y evitar posibles imprevistos. Se le aconseja a todos los propietarios que vayan a realizar una obra en la casa, que se marchen de ella durante los días que esta durará, así podrán controlar todo el proceso y ser más objetivos.

Pasos a seguir para comenzar una reforma

Todos los expertos consideran que antes de dar luz verde al proceso de construcción, los responsables de la casa deben seguir una serie de pasos que les sirvan como guía, de esta forma habrán valorado bien los inconvenientes que puedan surgir antes y durante el proceso de reforma.

Realizar una lista de necesidades

Es habitual que la decisión de realizar una obra venga dada por el malestar que generan lugares como el baño y la cocina, pues suelen ser espacios de mucho uso que con el tiempo quedan obsoletos.

Por eso, antes de lanzarse a reformarlo por impulso, lo mejor es reflexionar sobre cuáles son las necesidades que deben cubrir estos espacios, qué modelo de familia se tiene y qué requisitos son imprescindibles para convertir la casa es una estructura más funcional. Hay que distribuir el presupuesto y realizar una lista de lugares a remodelar que haga del hogar un lugar definitivo, a gusto y medida de las necesidades básicas de la familia.

Es ocasiones las personas se dejan influenciar por las opiniones de terceros, pero esto no debe ocurrir. Ellos y solo ellos deben ser capaces de transmitir todas sus necesidades e inquietudes al arquitecto que se vaya a encargar de gestionar todo el proceso.

Dibujar un croquis con la distribución y los cambios

Una vez que ya se tienen claros todos los puntos imprescindibles, es hora de darles forma a través de un dibujo hecho a mano alzada por los propios propietarios. Es necesario esbozar los cambios que se quieren hacer, pues es la única manera de darle forma a las ideas que se tienen en la cabeza y de ver si son factibles o no.

Como es lógico, esto es solo un boceto, no es nada oficial, pero es la mejor forma de visualizar de una manera práctica cómo quedaría el lugar y en qué puntos habría que dedicar más tiempo y dinero.

Calcular los gastos de la obra

Se debe fijar un presupuesto acorde a los puntos que se van a reformar. Y, una vez con él, comenzar a solicitar presupuestos a diferentes expertos para poder negociar.

Para ello lo mejor es contar con un equipo de profesionales como los de https://www.vipreformas.es/, con ellos se deberá hablar sobre todos los puntos que se quieren reformar en la casa y sobre el presupuesto que se tiene. Ellos evaluarán la factibilidad de la obra y además gestionarán toda la parte legislativa, que suele ser muy tediosa.

Contrato y garantías

Es imprescindible elaborar un contrato de obra siempre bajo un presupuesto, ya que es la mejor manera de minimizar los contratiempos y los extras de la obra. Este contrato debe garantizar la calidad de los trabajos y los materiales a emplear, establecer un plazo de finalización, de tal forma que los propietarios puedan obtener mayor tranquilidad durante el desarrollo y ejecución.

También es importante pedir a la empresa el contrato de un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles inconvenientes que se puedan dar durante el proceso, así todos los habitantes que colindan con la casa estarán cubiertos de posibles averías ocasionadas por la obra.

Permisos y licencias

Como se ha comentado anteriormente, será el equipo gestor los encargados de solicitar todos los papeles necesarios. No suelen requerir permisos muy difíciles de conseguir, pero aun así resulta tedioso el proceso de solicitud. En estos trámites siempre es una gran ventaja contar con personal especializado .

Paciencia y disfrute del proceso

Es importante que los propietarios no desesperen durante el proceso de reforma. Estos suelen ser largos y es necesario armarse de paciencia para poder disfrutar de cada paso.

Los periodos de obras son complicados y los imprevistos, los cambios, la falta de material suelen suponer mucho estrés para la familia, por eso lo mejor es tomarse todo el proceso con calma. No habitar la casa durante la obra es clave para no agobiarse más de la cuenta por no disponer de todas las comodidades acostumbradas.