Miércoles 21.11.2018

¡Las gafas siempre de óptica, por favor!

 

Aunque cada vez existen técnicas mas avanzadas en el tratamiento de patologías visuales, no todas tienen solución, por lo que prevenirlas cuidando nuestra vista es esencial

 

 

gafas
gafas

La vista es para siempre, así que bajo ningún concepto se puede poner en riesgo su salud. Llegado el tiempo de verano, las personas están más expuestas que nunca a la luz del sol, razón por la cual es fundamental escoger unas gafas de sol de calidad. En ningún caso hay que comprar unas lentes malas para ahorrarse unos euros, ya que las consecuencias pueden ser simplemente nefastas.

Expertos en la materia recuerdan que se pasa mucho tiempo frente al sol y los ojos pueden ir sufriendo a causa de la luz ultravioleta, que puede dañar la piel y el ojo, por lo que es fundamental que estos se encuentren bien protegidos.

Llévate tus gafas de sol también a la nieve, ¡no lo olvides!

También se ha advertido que para proteger los ojos de la luz solar, es imprescindible utilizar gafas de sol también cuando se va a la nieve, ya que el potente reflejo de la luz solar puede provocar quemaduras en el ojo. En este caso, se recomienda utilizar cristales de categoría 4.

Hay que tener en cuenta que según va sumando años, la exposición al sol es mucha, así que cuanto más protegidos estén los ojos, mucho mejor, ya que es necesario filtrar la luz ultravioleta. Las gafas de sol Afflelou, por ejemplo, proporcionan la protección necesaria para la vista y además, a precios muy interesantes.

¿Qué gafas de sol me quedan mejor? ¡No! Pregúntate mejor qué gafas son las más apropiadas para ti

Para hacer la mejor elección a la hora de comprar unas gafas de sol, es fundamental tener en cuenta una serie de errores a los que apuntan los expertos y que en ningún caso se deben de cometer.

En primer lugar, es fundamental elegir siempre bajo el asesoramiento de un optometrista, y comprarlas dentro de cuatro categorías: la 4 es la más oscura, y se emplea especialmente para la nieve; la 4 es la más habitual, y prácticamente todas las gafas la tienen; la 2 y la 1 son menos tintadas, y la luz pasa mejor a través de ellas. Así que, según cuál sea la necesidad que se presente en casa caso, habrá que optar por unas u otras.

Hay que tener en cuenta también la necesidad de que tengan un filtro UV. Las gafas que se venden en una óptica cumplen con los requisitos contra la luz ultravioleta, que es lo que puede llegar a afectar a los ojos, pero en otro tipo de establecimiento no se garantiza esta característica.

Si la lente es oscura y  no cuenta con este filtro, puede dañar especialmente el ojo, ya que si hay oscuridad la pupila se agranda, y pasa más luz. De forma que la lente oscura sin el filtro UV permite que entren la mayoría de estos rayos, a la vez que la pupila se pone muy grande por la falta de luz y se perjudica gravemente a la vista.

Con respecto a los tonos, las personas que padecen de miopía ven mejor a través de las lentes tintadas en color marrón, mientras que para los hipermétropes son mejores los colores verdes. No hay que olvidar tampoco que algunas personas no toleran las lentes con mucha curvatura, por lo que en todo momento se deben seguir las recomendaciones de los profesionales.

Los materiales más importantes son los de las lentes, ¡presta atención!

Existen también distintos materiales en los que vienen fabricadas las gafas y cristales, pero lo más importante es fijarse en los de las lentes, que son de vidrio y orgánicas. Tiempo atrás se empleaban especialmente las lentes de cristal, pero hoy día todas ellas son orgánicas, y se caracterizan sobre todo porque si se caen las gafas la lente no se parte, y por su menor peso. Las lentes graduadas en vidrio están ya en desuso.

Es una excelente idea comprarse unas gafas con lentes polarizadas, ya que son una gran ventaja. Sobre todo para quienes conducen mucho o están en el mar, ya que polarizan la luz y eliminan mucho los reflejos y brillos. Cuando por el contrario la idea sea una lente espejo, hay que considerar que se trata más bien de una cuestión estética y estas no influyen negativamente en la vista, si bien se deben cuidar algo más ya que se nota más el deterioro de la lente, rallándose con más facilidad.

De hecho, los expertos recuerdan que a la hora de comprar unas gafas, muchas veces las personas se fijan tan solo en lo estético y no siguen las indicaciones del optometrista, cuando lo que tiene que primar siempre es la salud visual. Estos consideran que el error más grave es comprar las gafas fuera de una óptica, ya que no se cuenta con el asesoramiento necesario para escoger unas buenas gafas, y no se conocen las condiciones o características necesarias. Así que se pueden comprar gafas de mala calidad y que pueden dañar seriamente la vista.

Comentarios