Los cuidados paliativos: una hermosa profesión cargada de bondad

Este tipo de cuidados se plantearon como ayuda para los enfermos de cáncer. Pero con el paso del tiempo, se ha expandido su uso hacia una enorme diversidad de enfermedades

Los cuidados paliativos: una hermosa profesión cargada de bondad
Cuidados paliativos
Cuidados paliativos

Los seres humanos no son capaces de desplazarse por sí solos ni de andar nada más nacer, como sí que ocurre con las crías de otros animales, que de esta manera pueden conseguir alimentos y también escapar de alguna circunstancia que le resulte peligrosa.

Se trata de una singularidad que forma parte de los rasgos humanos, y que explica no solo que se vea con total naturalidad que un recién nacido necesite de una serie de cuidados para su desarrollo, sino la importancia del cuidado de las personas con independencia de su edad. Sobre todo, ante ciertas situaciones de especial vulnerabilidad.

¿En qué consisten los cuidados paliativos? ¿Qué enfermos los necesitan?

Es precisamente esa la situación en la que se suelen encontrar a menudo las personas que padecen de distintas dolencias, tales como enfermedades cardíacas, el cáncer, el SIDA, la insuficiencia renal, la demencia senil, enfermedades pulmonares o la esclerosos lateral amiotrófica.

Quienes presentan este tipo de enfermedades, normalmente están recibiendo algún tipo de tratamiento de tipo farmacológico, pero a su vez permanecen bajo cuidado médico. Esto es lo que se conoce con el nombre de “cuidados paliativos”.

Los cuidados paliativos se pensaron en un principio como ayuda para el cáncer

En un primer momento, este tipo de cuidados se plantearon como ayuda para los enfermos de cáncer. Pero con el paso del tiempo, se ha expandido su uso hacia una enorme diversidad de enfermedades de tipo crónico y degenerativo, las cuales conforman hoy día el 80% de las consultas. Los encargados de proporcionarlos son profesionales con una formación adecuada, por ejemplo un Máster Cuidados Paliativos.

Posgra2

Estos son aplicables de manera precoz durante el transcurso de la enfermedad, pero no excluyen otro tipo de tratamientos activos, tales como la quimioterapia o la radioterapia en los casos de cáncer. Por lo tanto, la creencia de que los cuidados paliativos entran en juego cuando no existe ya nada que hacer por el enfermo, es absolutamente incierta. Sí ocurre así con los tratamientos paliativos, que tienen lugar ya suspendido el tratamiento, y una vez que queda claro que el paciente no va a sobrevivir a su enfermedad.

¿Para qué sirven exactamente los cuidados paliativos?

Las necesidades a atender a la hora de afrontar una enfermedad avanzada son muchas y muy complejas, pudiendo ser de tipo físico, psicológico, social e incluso espiritual. Y no solo del propio enfermo, sino también de los miembros de su familia.

No obstante, hoy día la medicina se centra básicamente en atender a ese aspecto físico, osea, a curar a la persona de su enfermedad siempre que esto sea posible. A veces se deja a un lado a la persona en los demás niveles que la conforman, y es precisamente en este sentido en el que desarrollan su función los profesionales de los cuidados paliativos.

¿Cuál es el perfil de los profesionales de este sector?

Se trata de expertos que saben que la medicina a veces puede curar y normalmente aliviar, pero que siempre debe consolar. Por eso, su prioridad es aliviar el sufrimiento no solo del paciente, sino también de su familia.

Estos especialistas identifican y tratan de manera temprana y con gran profesionalidad tanto el dolor de tipo físico, como los problemas psicológicos del entorno socio-familiar del enfermo, atendiendo también a sus necesidades espirituales, guarden estas relación o no con creencias religiosas.

La atención integral que prestan los profesionales de los cuidados paliativos se dirige siempre al binomio conformado por el paciente y su familia, proporcionándoles siempre la mejor calidad de vida que sea posible.

¿De dónde surge la necesidad de este tipo de cuidados?

Factores como el incremento de la esperanza de vida en este país y los importantes avances médicos de los últimos tiempos, han provocado un aumento de la cronicidad, y que pacientes de enfermedades crónicas avanzadas puedan sobrevivir por más cantidad de años. Pero para dar vida a esos años, es necesario dignificar tanto como se pueda el proceso de la enfermedad avanzada, y aliviar los síntomas para dar confort tanto al enfermo como a sus seres queridos.

Ese es precisamente el excelente trabajo que desempeñan los equipos de profesionales de los cuidados paliativos, el cual pueden realizar tanto en el propio hogar del enfermo, como en los centros sanitarios destinados a esta labor.

Una disciplina nueva, basada en un modelo de actuar antiguo

No cabe duda alguna de que este es un tema en el que también queda bastante por hacer. Sin embargo, lograrlo es dar la posibilidad de que se fortalezca un modelo asistencial basado en encontrar los puntos de encuentro para el alivio del sufrimiento de las familias, cerrando así etapas y llegando a un final digno y pacífico.

Por otro lado, son muchos los que ven en los cuidados paliativos incluso una nueva filosofía, una forma novedosa de hacer medicina. Sin embargo, resulta ético recordar que siempre han existido profesionales del mundo de la medicina que han procurado desarrollar su trabajo siguiendo los principios que inspiran esta disciplina, desarrollando políticas, programas y todo tipo de iniciativas.