4 beneficios proporcionados por el hecho de tener una mascota

Mascotas

Son muchos los hogares de Ferrol cuyo interior alberga una o varias mascotas, desde mínimos hasta perros y todo tipo de animales que son idóneos para disfrutar de una grata compañía. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta el amplísimo listado de beneficios que las personas obtienen.

Conviene destacar el hecho de que muchos de ellos están relacionados con sacar a pasear a la mascota en cuestión, aunque algunos también se producen en caso de permanecer siempre dentro de casa con el animal, ejemplificandolo tanto los agapornis como los conejos.

Aprenderás a ser paciente

En la época actual innumerables ferrolanos, especialmente cuando realizan acciones de carácter tecnológico como buscar información a través de Internet, desean una inmediatez que en caso de no producirse acaba traduciéndose en un nerviosismo que puede derivar en ansiedad. Así pues, en esta vida es fundamental ser paciente, tarea que puede resultar difícil inicialmente pero teniendo una mascota se convierte en coser y cantar.

¿Cómo viene dado este beneficio? Básicamente por la obligatoriedad de enseñarle a la mascota una serie de pautas y normas que, en caso de no ser interiorizadas, convertirían la convivencia en un auténtico calvario. Darle las oportunas instrucciones para que haga sus necesidades en una zona en concreto, no arañe los muebles y se comporte de manera adecuada exige mucha paciencia, puesto que en caso contrario no obedecerá lo más mínimo. Tras ver los buenos resultados obtenidos sin que la intranquilidad haga mella en ti valorarás lo positivo que es ser paciente, pudiendo plasmar sin complicaciones el sosiego en cualquier otra situación del día a día.

Adiós a las dificultades para relacionarte con los demás

En otros tiempos los trastornos como la fobia social no eran demasiado habituales, pero a fecha de hoy este tipo de problemas se han visto multiplicados y son incontables los ferrolanos y españoles en general a los que les supone todo un reto el simple hecho de salir a la calle, evitando en todo momento hablar con desconocidos por el desgaste mental que acarrea para ellos. Afortunadamente al tener una mascota dicha barrera es eliminada por completo, requiriendo para tal fin un periodo de tiempo que puede variar en función del grado de afectación de la patología padecida por cada sujeto.

Y es que por ejemplo gozar de la compañía de un perro exige sacarlo del domicilio habitualmente para que disfrute de gratos paseos por el parque y por otras zonas en las que inevitablemente os acabaréis cruzando con otros dueños que se pararán para acariciar al cánido y preguntarte aspectos como su edad o la raza a la que pertenece. Al tener a tu lado al fiel compañero contarás con más confianza y seguridad en ti mismo sin que te sea difícil establecer comunicación con otros individuos.

¿Sedentarismo? No, ¡salgamos a pasear!

Gran parte de la sociedad actual presenta varios aspectos negativos como el detallado recientemente, aunque a la lista también se suma otro que es muy peligroso para la salud: el sedentarismo. Es habitual el hecho de llegar a casa tras una dura jornada laboral o estudiantil y optar por quedarse tumbado en el sofá navegando por la red, reproduciendo contenidos por streaming y pasándoselo en grande con un videojuego.

Por el contrario, si al abrir la puerta te encuentras a tu fiel mascota deseosa de salir a la calle, sea un frío día de invierno o una calurosa jornada veraniega como las que estamos viviendo actualmente, no tardarás en ponerle la correa para caminar junto a él. Dicha acción favorece enormemente el sistema circulatorio, aportándole a tu organismo el movimiento y la actividad física diaria que tanto necesita para mantenerse en un estado óptimo por muchos años que paulatinamente vayas acumulando a tus espaldas.

Ideales para los niños pequeños

Los beneficios de tener una mascota no solamente hacen referencia a los adultos, sino también a los más pequeños de la casa, quienes no tardan en empaparse de todas las ventajas que vienen dadas. Entre las más destacables se encuentra la de interiorizar obligaciones que realizarán sin rechistar.

En ocasiones resulta complicado que un infante mantenga un habitáculo limpio y ordenado, pero higienizar la jaula de la mascota en cuestión, alimentarla habitualmente y, por supuesto, jugar con ella son tareas que los peques suelen realizar sin impedimentos. De esta manera cualquier obligación cotidiana no supone una barrera para los niños y niñas que se mostrarán encantados de poder cuidar a un ser vivo tan agradecido en todos los sentidos.

A este factor positivo hay que añadir otros beneficios como la diversión que proporcionan las mascotas en general a los pequeñines, siendo de vital importancia a edades tempranas la liberación de serotonina que se produce al pasárselo en grande realizando cualquier tipo de acción con el objetivo de que la mente se desarrolle bajo condiciones de salud inmejorables.