martes 20/10/20

La Xunta valora multar a Monfero por el “abandono” del punto limpio

El Concello acusa a la administración autonómica de dejar de recoger los plásticos agrícolas sin previo aviso
Varias empresas de reciclaje están asentadas en el concello
Varias empresas de reciclaje están asentadas en el concello

La Xunta de Galicia anunció ayer que estudia la posibilidad de imponer nuevas “multas coercitivas” al Concello de Monfero para que corrija la “situación de abandono” en la que, señala, se encuentra el punto limpio localizado en Os Penedos y devuelva la zona a su estado originario.

Inspectores ambientales de la administración autonómica visitaron la semana pasada el punto limpio y constataron la acumulación de “residuos de todo tipo de forma desordenada e sen clasificar”. La inspección es consecuencia del procedimiento sancionador interpuesto el año pasado por la Dirección Xeral de Calidade Ambiental e Cambio Climático por la comisión de una infracción tipificada como grave en la Lei 22/2011 de residuos e solos contaminados. En la resolución, la Xunta obligaba al Concello a “repoñer a situación alterada e devolver o lugar ao seu estado orixinario”. La última visita tenía por objetivo verificar si “as irregularidades e deficiencias constatadas no seu día foran corrixidas”. Sin embargo, los inspectores comprobaron que el Concello “ignorou todas as indicacións” y que “continúan amoreándose residuos de todo tipo tanto fóra como dentro da propia instalación”. La Xunta asegura que la situación incluso ha empeorado con el depósito “de todo tipo de material espallado e sen clasificar”, como restos de construcción y demolición, electrodomésticos, enseres, redes de pesca, vidrio, madera y hasta, señala, “contedores municipais envorcados e co seu contido espallado”, lo que habría aumentado el volumen de residuos con respecto a la visita anterior.

Ese mismo expediente se resolvió con una sanción de 9.001 euros por la creación “dun suposto punto limpo nos Penedos-San Fiz de Monfero, sen contar coa pertinente autorización” de la Consellería de Medio Ambiente “nin realizar xestión ou control algún do mesmo”. Además, se acusaba al consistorio de incumplir las normas de almacenamiento y etiquetado de residuos, derivando, explica la Xunta, “nun vertedoiro non autorizado de residuos perigosos e non perigosos mesturados, o que estaba a provocar lixiviados”. Además de requerir al Concello la restauración de la zona al estado anterior “á comisión da infracción”, se le instaba a “xustificar a completa retirada dos residuos vertidos no lugar e a súa entrega a un xestor autorizado”, actuación que, indica la Xunta, no se ha llevado a cabo aún.

Proceso en trámite 
El alcalde de Monfero, Andrés Feal, señaló ayer al respecto que el Concello está en trámites de contratar a una empresa que retire los residuos y anunció que se instalarán cámaras para identificar a las personas que, dijo, “botan alí de todo”, situación que ha empeorado, explicó, durante el confinamiento, cuando “aumentaron os vertidos de maneira exponencial e mesmo romperon co peche do recinto para poder facelo”. 

No obstante, el regidor acusó a la Xunta de dejar de prestar “sen previo aviso o servizo de recollida de plásticos agrícolas”. En estos momentos se acumulan alrededor de 70.000 kilos, cuya responsabilidad, manifestó ayer Feal, “é exclusiva” de la administración gallega.

Alternativa por Somozas propone una comisión de control ambiental
El portavoz de Alternativa por Somozas, Manuel Pena, defenderá en el pleno de hoy una moción en la que se pide la creación de una comisión permanente de sensibilización y control ambiental formada por representantes políticos y de las distintas empresas de reciclaje asentadas en el municipio. El objetivo, explica, es que el Concello tenga información detallada sobre “certas actividades das firmas, que novos materiais poden estar entrando a raíz da crise da Covid-19 ou cales son os procesos en cada tipo de residuo”. Pena considera “fundamental” que el Concello, al que acusa de “non estar a facer un seguimento adecuado”, conozca también otros datos, como los planes de prevención o las auditorías químicas o energéticas, y pueda además trasladar las quejas de los vecinos.

Comentarios