• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

La Xunta aprueba revertir la estación de autobuses al Concello de Cedeira

El Concello de Cedeira aprobó en pleno la reversión de la antigua estación de autobuses al patrimonio municipal después de que la Xunta autorizase su entrega el pasado mes de marzo como resultados del proceso iniciado por la administración

La Xunta aprueba revertir la estación de autobuses al Concello de Cedeira
En el terreno figura una construcción de 334 metros cuadrados que será acondicionada por la institución municipal
En el terreno figura una construcción de 334 metros cuadrados que será acondicionada por la institución municipal

El Concello de Cedeira aprobó en pleno la reversión de la antigua estación de autobuses al patrimonio municipal después de que la Xunta autorizase su entrega el pasado mes de marzo como resultados del proceso iniciado por la administración local en 2017 al observar por parte de la Xunta un incumplimiento de las condiciones de la cesión.
El gobierno local apuntó la importancia de recupera el inmueble, en estado de abandono, tanto por el valor catastral de la propiedad como por la ubicación de la misma –situada en las inmediaciones del IES Punta Candieira– y disponer así de suelo público dotacional en la zona.
Las obras previstas transformarán las antiguas instalaciones destinadas al tránsito de viajeros en unas estancias pensadas para favorecer el encuentro de la juventud local. El Concello trabaja con un presupuesto estimado de 25.000 euros para recuperar el inmueble y prevé mantener el espacio del entorno de la estación como punto de parada de autobuses.
Como se recuerda desde el ejecutivo local, fue en 1995 cuando la corporación municipal acordaba la cesión gratuita a la Xunta de un terreno de 1.575 metros cuadrados para la construcción de la estación de autobuses siempre que las obras se ejecutasen en un plazo de cinco meses y durante 30 años fuera destinada a tal fin.
Así las cosas, el abril del 2017 el gobierno, alegando el incumplimiento de las condiciones de la cesión por parte de la Xunta, ya que la concesión de la explotación finalizada en diciembre de 2016 sin que fuera objeto de una nueva adjudicación, inició el proceso de reversión del terreno y del inmueble construido en él, al patrimonio municipal. Un proceso que finaliza ahora con el acuerdo del pleno. l