jueves 18.07.2019

La Xunta analiza la eficacia de las jaulas trampa para el control del jabalí

La conselleira de Medio Ambiente visitó ayer en As Somozas la única jaula instalada hasta el momento

Un momento de la visita a la Sociedad Agraria de Transformación, SAT Panda, de As Somozas
Un momento de la visita a la Sociedad Agraria de Transformación, SAT Panda, de As Somozas

La Consellería de Medio Ambiente acaba de activar una nueva medida complementaria para el control de los daños que provoca el jabalí en las explotaciones agroganaderas que consiste en la instalación de unas jaula trampa. Así lo avanzó ayer la titular del departamento, Ángeles Vázquez, durante la visita que realizó a las instalaciones de la Sociedad Agraria de Transformación, SAT Panda, en As Somozas que desde hace años sufre reiterados daños a causa del jabalí.

En la actualidad solo existe una jaula de este tipo instalada, con el fin de analizar y conocer su viabilidad como medida alternativa de control de la población de jabalí; después de que la consellería elaborara un protocolo para la autorización de la colocación de jaulas para la captura de ejemplares de esta especie en explotaciones ganaderas o agrícolas.

No se trata de una medida de aplicación generalizada, sino que está pensada para casos en los que no exista otra solución efectiva ni satisfactoria y se hará siempre bajo la supervisión y control de personal de la Consellería de Medio Ambiente. Ángeles Vázquez aclaró durante la visita que solo se podrá autorizar la instalación de jaulas trampa en granjas localizadas en zonas en las que esté prohibida a caza o donde ya se habían agotado o habían fracasado las medidas empleadas habitualmente para el control de esta especie.

También precisó que los titulares de explotaciones o asociaciones de ganaderos que se acojan a esta medida deberán acreditar ante la consellería la existencia de daños reiterados a sus propiedades y asumir una serie de compromisos y condicionantes como revisar diariamente la jaula para asegurar que esté en buenas condiciones y sea efectiva y liberar de inmediato a cualquier animal de otra especie que pueda ser capturado. También deberán garantizar que a los animales capturados no se les causa dolor o sufrimiento, avisar al personal veterinario para que proceda a eutanasiar a los ejemplares capturados y a una empresa autorizada para su tratamiento y gestión, o marcar con un precinto identificativo (similar a los que se usan por parte de los cazadores) los cadáveres de los jabalís capturados.

No será hasta comienzos de 2020 cuando se cuenten con datos y resultados de esta medida experimental, información que según la Xunta permitirá determinar la ampliación de esta acción experimental y alternativa con la instalación de hasta 20 jaulas trampa en las explotaciones agrícolas y ganaderas.

También sostienen que no se trata de una medida exclusiva de Galicia sino que otras comunidades autónomas como Andalucía también contemplan en sus protocolos acciones de este tipo frente al jabalí.

Comentarios