Miércoles 21.11.2018

La reconversión parroquial causa desconcierto entre los clérigos de la comarca

El sacerdote Luís Manuel Ledo Álvarez –párroco de San Xiao de Narón, Santa Rita de Xuvia y Santo Estevo de Sedes– se despedía el pasado domingo de los feligreses durante la celebración de las misas

El párroco Luis Manuel Ledo, durante la procesión de ayer en Sedes  | E. Cortizas
El párroco Luis Manuel Ledo, durante la procesión de ayer en Sedes | E. Cortizas

El sacerdote Luís Manuel Ledo Álvarez –párroco de San Xiao de Narón, Santa Rita de Xuvia y Santo Estevo de Sedes– se despedía el pasado domingo de los feligreses durante la celebración de las misas en estas parroquias, apuntando que tras 48 años de sacerdocio le había llegado la jubilación por lo que en próximas fechas el obispo iba a nombrar un nuevo representante eclesiástico.
Teóricamente, el reverendo ferrolano iba a dar un adiós definitivo, antes de su jubilación, a sus feligreses de San Vicente de Placente durante la mañana de ayer tras oficiar, a las 13.30 horas, la solemne función religiosa cantada y, posteriormente, la procesión con las imágenes por el atrio de la iglesia, con motivo de las fiestas patronales de la localidad.
No obstante, el propio Ledo ha puesto en conocimiento de este medio que esta semana la diócesis de Mondoñedo-Ferrol le ha comunicado que únicamente se retiraría de San Xiao y Santa Rita, pero que continuaría como párroco de Sedes durante, al menos, los tres próximos años.
El sacerdote se muestra perplejo ante esta decisión. “El viernes pasado me dijeron que me fuera para mi casa por orden del obispo y, cuando ya me había hecho a la idea y despedido de todas las parroquias, vuelven a cambiar los planes”, afirma.
Supuestamente, la diócesis de Mondoñedo-Ferrol había nombrado a dos sacerdotes que se encargarían de sustituirle. “Al final resulta que venía un cura menos”, señala.
Ledo se muestra totalmente descontento con la gestión que viene a raíz de la nueva restructuración de las parroquias de la zona rural de la comarca ferrolana que entrarían a formar parte de la Unidad de Acción Pastoral. La motivación que llevaba a la diócesis a efectuar este cambio era la falta de sacerdotes en algunas zonas y la avanzada edad de algunos de los que continuaban ejerciendo su labor eclesiástica.
Sin embargo, parece que la transición no se está llevando a cabo de la manera adecuada, al menos bajo el punto de vista de Ledo. “Es una chapuza total. Deberían de tener las cosas claras. Pienso que todo esto es un desbarajuste que acaba teniendo a uno en ascuas”, aseguraba el párroco.
Añadía, además, que pese a que el nombramiento de su sucesor en San Xiao y Santa Rita ya era efectivo, “ni siquiera está clara la fecha en la que va a venir”. l

Comentarios