Portos aclara que no ha ordenado la retirada de terrazas de Mugardos

Portos de Galicia aclara que no ha instado a la retirada de ninguna terraza del vial de acceso al muelle de Mugardos que cuente con la autorización pertinente y que no ocupe la calzada pública.

Portos aclara que no ha ordenado la retirada de terrazas de Mugardos
La restricción de la circulación rodada se hizo efectiva en el mes de julio | jorge meis
La restricción de la circulación rodada se hizo efectiva en el mes de julio | jorge meis

Portos de Galicia aclara que no ha instado a la retirada de ninguna terraza del vial de acceso al muelle de Mugardos que cuente con la autorización pertinente y que no ocupe la calzada pública. Así lo han aclarado ayer en un comunicado en el que explican que lo único que han requerido por escrito al Concello es que retire las señales de restricción de acceso al vial portuario dado que se trata de una vía de competencia del organismo autonómico “e rexistra actividade portuaria que non pode ser restrinxida polo Concello”, indicaron.
En el mismo escrito Portos solicita a la administración local que cese en “calquera función de ordenación de tráfico rodado que este a exercer en dita zona” al entender que este espacio es competencia del ente público y no municipal.
El Concello solicitó por escrito a Portos la peatonalización provisional del vial durante los meses de verano, solicitud que no recibió respuesta por parte del organismo gallego entendiendo el gobierno local el silencio administrativo como un sí. La medida, que se inició el pasado mes de julio, favorece sobre todo a los locales de hostelería de la zona que, en algunos casos, de otra forma no tendrían la posibilidad de instalar terrazas durante el verano ya que la colocación de las mismas restringiría la accesibilidad de las aceras, ya de por sí estrecha en algunos tramos.
Tras el requerimiento emitido el pasado mes de agosto por Portos de retirar las señales de restricción del tráfico en el vial portuario, el Concello ha solicitado hasta en dos ocasiones una reunión con el organismo autonómico para abordar la situación, así como otros aspectos de incumbencia portuaria como el mal estado de la Casa do Reloxo de la que es titular Portos de Galicia.