La parroquia de Cervás estrena centro sociocultural en la antigua ganadería

El alcalde, Julio Iglesias, fue el encargado de presidir la inauguración a la que también acudieron varios concejales | daniel alexandre

El alcalde de Ares, Julio Iglesias, acompañado de concejales y miembros de la corporación local inauguró ayer el recién rehabilitado edificio de la antigua Ganadería de Cervás, desde hoy nuevo local sociocultural de la parroquia. L

El alcalde de Ares, Julio Iglesias, acompañado de concejales y miembros de la corporación local inauguró ayer el recién rehabilitado edificio de la antigua Ganadería de Cervás, desde hoy nuevo local sociocultural de la parroquia. Los trabajos, cuyo coste ascendió a 108.211 euros, fueron financiados con cargo al POS+ 2017 que aportó 79.835 euros del total.
Las nuevas instalaciones, que fueron dadas a conocer a los vecinos de la zona, que serán sus principales beneficiarios, fueron objeto de una rehabilitación total que abarcó desde los cimientos hasta la cubierta, pasando por los cerramientos y la carpintería exterior, así como instalaciones de electricidad, fontanería y saneamiento. El objetivo del gobierno local, como ayer destacó el regidor, es que el uso del inmueble sea complementario al que actualmente está dando el CIRS de Cervás, pudiendo impartirse cursos y desarrollar actividades culturales y deportivas.
De esta forma, el ejecutivo local da por cumplido el objetivo de construir en la zona un edificio multiusos con el fin de cubrir las carencias dotacionales públicas de la parroquia compuesta por los núcleos de Chanteiro, Cervás, O Penedo y Maiobre –la población total asciende a 1.600 vecinos–.
El inmueble rehabilitado fue adquirido a la Sociedade de Produtores do Campo de Cervás, una de las más antiguas de Galicia y fundada en 1899 con el fin social de que los ganaderos tuviesen aseguradas sus vacas que constituían de aquella la base de las economías familiares. El origen de la nave se remonta a 1970 cuando un grupo de vecinos de Cervás adquirieron el terreno y construyeron ellos mismos el edificio para almacenar los materiales. El local, con una superficie útil de 125 metros cuadrados, que no llegó a terminarse, fue adquirido por el Concello de Ares por 90.000 euros gracias a una subvención de la Consellería de Presidencia, aunque no fue hasta años después cuando el pleno daría el visto bueno al proyecto de rehabilitación. l