sábado 24.08.2019

Narón homenajea a las víctimas del terrorismo con la pieza “Mutilación”

La escultura, obra de Manuel Patinha, se ubicó entre las calles A Garda y Santa Tecla, en O Alto do Castiñeiro

calle da Garda  inauguración de una escultura en homenaje a las víctimas del terrorismo
calle da Garda inauguración de una escultura en homenaje a las víctimas del terrorismo

El Concello de Narón dio ayer cumplimiento a un acuerdo plenario con la inauguración de la escultura “Mutilación”, en homenaje a las víctimas del terrorismo. El alcalde accidental, Guillermo Sánchez Fojo, fue el encargado de presidir el acto, que también contó con la presencia de los vecinos de Narón víctimas en su día de actos terroristas, Eduardo Aneiros y Manuel Rodríguez, así como la del presidente de la Asociación de Vítimas do Terrorismo Santiago Apóstol, Ángel Pena. La concejala de Benestar Social, Catalina García, también agradeció la presencia a todos los asistentes y dio lectura al acuerdo plenario a través del que se materializó esta iniciativa.

Fue el artista luso afincado en Narón, Manuel Patinha, el artífice de esta obra que desde ayer preside una zona verde de la confluencia de las calles A Garda y Santa Tecla. La pieza, realizada en mármol portugués, “dá unha idea de movemento dun ave e aprécianse na pel uns saíntes que representan cousas que son inesperadas e nos afectan a todos”, como señaló el autor. También hubo lugar para las experiencias personales como la de Eduardo Aneiros, Policía Nacional en 1980 que sufrió un atentado de ETA cuando iba en una furgoneta con otros 30 compañeros por la autopista entre Bilbao y San Sebastián. “Según a miña muller que viu despois a furgoneta aquilo parecía un colador e o condutor do noso vehículo tiña un tiro nun ombro e dous no ventre e a min impactoume a bala no codo e teño todo o brazo cheo de plomo, cicatrices enormes e problemas coa mobilidade da man e do brazo”, recordou Aneiros.

Manuel Rodríguez, médico de profesión, fue también víctima del terrorismo en 1985 en Pasaje, San Sebastián. “Mataron a un mariñeiro condutor; eu era médico da Marina, el tiña 26 anos e eu 28 e a min déronme con seis tiros, a famosa ‘tigresa’, e estiven en cadeira de rodas, retiráronme da Marina”, explicó. “Tes momentos nos que te caes pero hai que dar grazas tamén á Virxe do Carme que ten un manto moi grande que a algúns nos protexeu que íamos varios nun autobús”, recordó, a la vez que agradeció al Concello de Narón “o feito de acordarse de nós”.

Comentarios