La mitad de las multas de tráfico de 2017 proceden de las cámaras de La Marina

En abril desapareció de La Marina el retén de la Policía Local que vigilaba el tramo de calzada por el que solo está permitido el acceso al transporte público y a los vecinos

La mitad de las multas de tráfico de 2017 proceden de las cámaras de La Marina
Por la avenida de Montoto solo pueden transitar vehículos de transporte público o algunos vecinos con permiso | pedro puig
Por la avenida de Montoto solo pueden transitar vehículos de transporte público o algunos vecinos con permiso | pedro puig

En abril desapareció de La Marina el retén de la Policía Local que vigilaba el tramo de calzada por el que solo está permitido el acceso al transporte público y a los vecinos y se pusieron en marcha los escáneres que multan a los vehículos que no se desvían hacia el túnel de La Marina y continúan su marcha por la superficie. Según se hizo público después, la cámara captaba una media de 150 infractores al día, por lo menos en los primeros meses. Esa es la razón de que la memoria de la Policía Local, que la concejala con responsabilidad en Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, presentará este mismo mes destacará sobre todo por el enorme número de sanciones de tráfico impuestas: el doble que el año anterior.

Dado que en 2016 el número de multas de tráfico tramitadas a través de la Policía Local fueron poco más de 26.000, no se espera que la cifra que muestren las estadísticas del año pasado sea menor de 60.000. Hay que tener en cuenta que las cámaras no sancionan en sí mismas: toda la información que recogen, incluida el número de matrícula del vehículo infractor, es transmitida en tiempo real a la sala de pantallas, en la estación de buses, donde un agente comprueba la sanción y da el visto bueno para que se pueda tramitar.
Probablemente, este agente sea el trabajador más productivo todo el Ayuntamiento. El número de infractores ya no es tan alto a día de hoy –casi un año después de que se pusieran en marcha los dispositivos de vigilancia– como lo fueron en su día, pero aunque ya no sea de 150 infractores, las cámaras de La Marina siguen siendo la fuente del mayor número de multas que expide la Policía Local.

Señalización
La Concejalía de Movilidad había tratado de solucionar el problema cuando aún existía un retén de la Policía Local en la entrada de la avenida de Montoto, el tramo de La Marina vedado al tráfico privado. Durante meses, los agentes municipales habían dado el alto a los turismos que viajaban en uno y otro sentido sin que la situación mejorara con el paso de los días. Entonces el Ayuntamiento decidió instalar una señalización a lo largo de toda la ruta para indicar el desvío hacia el túnel ya desde Alfonso Molina, pero sin mucha suerte.
“El problema es que la gente tira en línea recta y no hace caso de los carteles”, comenta un agente municipal. Hay que tener en cuenta que muchos de los infractores son residentes de fuera de la ciudad que se dirigen al Hospital Abente y Lago, de manera que siempre hay un recién llegado al que todavía le resulta difícil ignorar la ruta más corta y desviarse a la derecha. El Ayuntamiento construyó una rotonda a la altura de la Autoridad Portuaria para que los más despistados tengan una última oportunidad de desandar el camino, pero tampoco dio resultado.

Menos alcoholemias
Pero no todas las estadísticas se han incrementado en 2017: se detectó un descenso de conductores que se suben al coche tras haberse tomado un par de copas, por lo que el número de alcoholemias registradas por la Policía Local bajó más de un 20%.
En cuanto a siniestralidad, el número de accidentes registrados durante el año pasado se rebajó hasta niveles de 2013, lo que implica una caída de casi el 10%, rondando los 800 siniestros, aunque el accidente más habitual en A Coruña es escoger el camino equivocado cuando se circula en dirección a La Marina.