jueves 24/9/20

Hallan restos de cerámica y de los muros de la antigua capilla de San Miguel

Las catas arqueológicas realizadas por la empresa Axa Arqueoloxía en la calle San Miguel y en el interior del Mercado de Pontedeume concluyeron ayer tras poco más de dos semanas .

Una de los cinco arqueólogos que trabajaron en el proyecto muestra varias de las piezas encontradas	meis
Una de los cinco arqueólogos que trabajaron en el proyecto muestra varias de las piezas encontradas meis

Las catas arqueológicas realizadas por la empresa Axa Arqueoloxía en la calle San Miguel y en el interior del Mercado de Pontedeume concluyeron ayer tras poco más de dos semanas con el hallazgo de restos de cerámica de los siglos XV y XVI, así como de los muros de la antigua capilla de San Miguel, vinculada al Pazo de los Andrade.
Los trabajos, contratados por el Concello de Pontedeume, pretendían descartar la presencia de restos arqueológicos en el área en la que la administración local proyecta la ampliación del mercado de abastos. “Non se trata de restos que teñan entidade patrimonial, pero sí un valor arqueolóxico que nos permite situar concretamente na planimetría onde estaba situada a capela e os muros do Pazo”, explicaba ayer el arqueólogo Emilio Ramil, encargado de la dirección del proyecto, en relación a los restos de la estructura del edificio religioso medieval que hasta el siglo XX ocupó la superficie del mercado.
En las dos catas realizadas en el exterior, de 25 y 30 metros cuadrados respectivamente, salieron a la luz restos de las cimentaciones de las cuadras de la casa de los labregos del Pazo. Fue en esta zona donde se hallaron restos de cerámica de importación de los siglos XV y XVI. “Trátase de pezas de calidade procedentes de Manises, Talavera e a zona de Extremadura, así como algún azulexo”, señaló Ramil. Junto a ella también se encontraron otras piezas de loza típica gallega de la época medieval, “de pasta gris e similiares ás atopadas nas excavacións dos castelos de Moeche e Naraío, en San Sadurniño”, puntualizó.
Menos fructíferos fueron los cuatros sondeos proyectados en el interior del mercado, donde a excepción del muro de contención de la capilla no se encontraron restos del antiguo Pazo dos Andrade. “En algúns puntos chegamos aos 70 metros de profundidade, ao solo natural, pero está todo baleiro. No momento en que se sacaron os restos do Pazo nos anos 30 quedaron as cimentacións, pero cando se fixo a obra nova do mercado limpiouse todo”, señaló Ramil.
Concluidas ahora las excavaciones, el trabajo de dibujo y la elaboración de los perfiles estratigráficos, la firma dispone de varios meses para elaborar el estudio y remitir finalmente una memoria a la Dirección Xeral de Patrimonio con las valoraciones. Es precisamente este departamento autonómico el que deberá valorar si autoriza o no la ampliación del nuevo merado. “Na miña opinión, e dados os resultados obtidos, a situación da capela e os muros non teñen a entidade patrimonial como para que unha entidade de interese público como o Concello non poda acometer a intervención, pero a última palabra a ten Patrimonio”.
Los restos encontrados también serán remitidos, una vez finalice el estudio, al Museo Arqueológico Provincial, “aínda que por ubicación lóxica, dimensión histórica e tendo o Torreón, o seu sería que o Concello elaborase un proxecto de colección visitable para que poideran ser expostos na localidade”, sugirió el arqueólogo. n

Comentarios