Lunes 17.12.2018

Fene le dedica hoy la Praza do Concello al alcalde republicano Ramón Souto

La antigua plaza del Ayuntamiento de Fene pasará llamarse desde hoy “Plaza del Alcalde Ramón Souto González”, en memoria del regidor socialista represaliado en 1936 junto con otros miembros de la corporación fenesa.

Plaza del Concello de Fene | archivo ec
Plaza del Concello de Fene | archivo ec

La antigua plaza del Ayuntamiento de Fene pasará llamarse desde hoy “Plaza del Alcalde Ramón Souto González”, en memoria del regidor socialista represaliado en 1936 junto con otros miembros de la corporación fenesa.
Oficialmente ese era el nombre del espacio después de que así lo decidiera el pleno del pasado 4 de mayo con los votos a favor de PP, BNG e IU, mientras que el PSOE y Somos Fene se posicionaron en contra. En aquella sesión, y a propuesta del grupo Popular, también se acordó hacer el acto institucional de homenaje que irá acompañado de la convocatoria de la primera edición de un certamen periodístico centrado en la historia de Fene y del resto de Galicia durante el siglo XX.
El homenaje a Ramón Souto tendrá lugar en la plaza anexa al consistorio a partir de las 20.30 horas de hoy con el descubrimiento de una placa en su memoria. Un acto “sencillo” al que están invitados los miembros de la corporación, familiares del alcalde fusilado, entidades del territorio y también toda la ciudadanía que quiera sumarse la “un gesto humilde” con el que, en palabras de Juventino Trigo, “queremos honrar la figura de un hombre bueno, víctima de la persecución ideológica desatada por el franquismo tras el golpe de estado contra lo gobierno legítimo de la República”.
Ramón Souto nació en 1900 en la villa costera de la Póboa do Caramiñal y recaló en Fene junto con su familia poco antes de cumplir el servicio militar. Carpintero y trabajador de la antigua fábrica de baldosas de Perlío, Souto participó del movimiento sindical –fue miembro de la sociedad agrarista La Necesaria– y también político, llegando a ser candidato a diputado en 1933 por las listas socialistas.
Sustituyó en el cargo al alcalde José Pita Cortés, también socialista, que había dimitido en junio de 1936 a causa de su avanzada edad y de un delicado estado de salud. Poco menos de un mes después, el 18 de julio, se produciría el golpe de estado contra de la República. En aquel momento su esposa Mercedes Guizán, temiendo por él, le aconsejó refugiarse en A Coruña. Una recomendación que Souto rechazó con la frase “¿y por que me voy a esconder si nunca le hice mal a nadie?” que, más que valentía, posiblemente reflejara el estado de ánimo de un hombre ignorante del trágico cariz que tomarían los acontecimientos a la vuelta de tan solo unos días.
Ramón Souto González fue detenido en la Casa Consistorial el 1 de agosto junto con otros miembros de la corporación: Andrés Iglesias, Juan Sanchez, Francisco y Eduardo Barcia y el secretario municipal, Jesús Tenreiro. Por lo visto estuvo cautivo en el campo de concentración de La Escollera, en Ferrol, hasta que en la noche de 16 de agosto fue sacado de allí junto con otros 14 presos políticos –entre ellos Xaime Quintanilla–, procedentes parte de ellos de la prisión flotante Plus Ultra.
La versión más aceptada por la investigación histórica es que unos y otros fueron ejecutados en el muro del antiguo cementerio de Canido, aunque otra teoría sobre aquellos inciertos momentos –y también la más extendida– sostiene que los fusilamientos se habrían producido en el castillo de Sano Felipe.
“Ahora el Ayuntamiento de Fene le ofrecerá por fin el reconocimiento que merece, en cumplimiento de nuestro deber de reparar las víctimas de la represión y de preservar la memoria histórica reciente”, señalaron desde el Concello fenés.
Además de descubrir la placa conmemorativa, el Ayuntamiento también honrará a Souto González convocando el primer concurso de artículos periodísticos con el nombre del alcalde represaliado.
El certamen pretende “promover la reflexión” sobre temas relativos a la historia del municipio, del resto de la comarca y de Galicia a lo largo del siglo XX.

Comentarios