sábado 07.12.2019

La Diócesis deberá pagar los gastos del SPEIS por sofocar dos fuegos en dos iglesias

Los incendios fueron provocados en la madrugada del 10 de junio de 2016 y nunca se esclareció la autoría
Iglesias quemadas
Iglesias quemadas

Han pasado ya tres años desde que las iglesias de Sedes y Placente, en Narón, fueran objeto de un acto de vandalismo que acabó calcinando las puertas de acceso y varias estancias dentro de los referidos templos en la madrugada del 10 al 11 de junio. Aquel hecho, que ya formaba parte de la historia de la junta parroquial, vuelve a estar de actualidad una vez que el Concello ha iniciado el proceso normal de reclamar a la Diócesis el gasto por el servicio de emergencias que tuvo que intervenir para sofocar ambos incendios.

El párroco Luis Manuel Ledo Álvarez informó días atrás a sus feligreses del problema que se les venía encima al tener que abonar este servicio, una prestación que la mayoría de fieles entendía que debía ser gratuita al tratarse de un hecho fortuito y de un incendio provocado, y que el dinero para sufragar el servicio ya salía de los impuestos que se les cobran.


Uno de los miembros de la junta parroquial asegura incluso que, si hubiera voluntad política, no se habría llegado a esta situación, ya que, según manifiesta, la Policía Local era conocedora de lo ocurrido al personarse en el lugar de los hechos con el resto del dispositivo de seguridad. Otro tanto hicieron varios representantes políticos, quienes trasladaron entonces todo su apoyo. Entienden que además de presentarse allí los agentes deberían haber recogido algún tipo de diligencia que debiera constar en algún lado.
Lamentablemente, al no haber presentado denuncia alguna con respecto a lo sucedido, ya que parece ser que el párroco lo olvidó, el hecho en cuestión se ha tratado como un servicio más que se presta a un particular y el cobro del mismo se ha tramitado por la vía ejecutiva a través de la Diputación de A Coruña, que reclama ahora el pago de una deuda que asciende a 3.034 euros (1.666 y 1.300 euros por sofocar los fuegos en ambas iglesias), incluidos intereses de demora.

El párroco se entrevistó en las ultimas horas con personal del Concello para ver si es posible encontrar alguna solución al problema.

Comentarios