Sábado 19.01.2019

Comienzan las obras de renovación en el camping municipal de A Lagoa

Los promotores del proyecto, una UTE de empresas, estiman que pueda abrir de cara 
al mes de mayo

Los trabajos de demolición del edificio donde se ubicaban los servicios concluyeron estos días | jorge meis
Los trabajos de demolición del edificio donde se ubicaban los servicios concluyeron estos días | jorge meis

Valdoviño podría disponer de un renovado camping municipal este verano –ya cuenta con uno de iniciativa privada–. La UTE de empresas adjudicataria de la explotación inició estas semanas las obras de acondicionamiento de las instalaciones, tras meses a la espera de la concesión de la licencia municipal necesaria para la intervención. 


El primer paso ha sido la demolición una de las edificaciones existentes en la parcela, la destinada a los aseos, duchas, almacén y bar –la otra, en la que se ubicaba la recepción se conservará en el nuevo proyecto con el mismo fin–, concluida esta misma semana. El nuevo proyecto contempla la construcción de cuatro nuevos edificios. “En una se instalarán los baños, en otro los vestuarios y las duchas y crearemos una zona de cafetería y restauración que no solo dará servicio a los usuarios del camping sino que estará abierto a la población en general”, explica uno de los promotores de la iniciativa.

El renovado camping de A Lagoa contará además con un aula de interpretación para usos múltiples. “Se podrá usar para reuniones de ornitólogos, por ejemplo, dada la riqueza de la laguna en este aspecto o de cualquier tipo”, explican. Todas las actuaciones están encaminadas a la adecuación del camping a la normativa en materia de accesibilidad y a solventar las deficiencias eléctricas que presentaban.

Además de instalarán cuatro bungalows con capacidades para cuatro y seis personas. El resto de la superficie se dividirá en un área para acampada libre y el resto en parcelas con capacidad para tiendas de campaña o autocaravanas.

“Nuestra intención es abrir de cara a los meses de mayo o junio”, explican desde la UTE promotora, aunque dada la demora que arrastra el proyecto –la adjudicación del contrato se hizo en marzo de 2017 pero no fue hasta el pasado mes de diciembre cuando se les concedió licencia municipal de obras–. “También estamos sujetos a las condiciones meteorológicas”, explican, “aunque confiamos en estar operativos durante el verano”. El nuevo contrato del camping establece tanto la ejecución de las obras como la explotación de las instalaciones por un período de diez años y un canon anual de 18.000 euros.

Comentarios