lunes 18.11.2019

Cariño desbloquea las obras para finalizar el centro de día y convertirlo en residencia

Los trabajos quedaron parados tras la entrada de la firma adjudicataria en concurso de acreedores
Rodríguez y Alonso Pumar avanzaron en la financiación de este servicio
Rodríguez y Alonso Pumar avanzaron en la financiación de este servicio

El Concello de Cariño ha desbloqueado los trabajos que permitirán finalizar las obras del centro de día que estaban paralizadas tras la entrada de la empresa inicialmente adjudicataria en concurso de acreedores, hace ya diez años.

El alcalde de la localidad, José Miguel Alonso Pumar, y el gerente del Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar, Perfecto Rodríguez, se reunieron ayer para cerrar los plazos del convenio de financiación del proyecto para acabar el centro de día y las partes comunes de la residencia.

En 2016, el Concello y Política Social acordaron que la Xunta aportaría 150.000 euros para este fin. Ahora, esa cantidad, que se mantiene, se dividirá entre los años 2020 y 2021, si bien, explican fuentes municipales, no se ha concretado aún cómo se reparte esa asignación.

La conclusión de esta actuación se desarrollará en dos fases. En la primera se acabarán las obras del centro de día al objeto de dejar listo el edificio y poder abrirlo para, ya en la siguiente, poner en marcha la residencia, incluida la adquisición del mobiliario.

Cariño lleva años tratando de liberar el contrato que lo vinculaba con la firma adjudicataria en un primer momento. En este 2019, la ayuda de los técnicos de la Diputación permitió realizar el estudio de daños en la parte de la obra que ya estaba ejecutada.

En estos momentos, el Concello trabaja en la redacción del proyecto de finalización, que incluye los desperfectos acumulados durante los diez años en los que la obra ha estado parada, así como la actualización de los precios.

Paralelamente se van a acometer pequeñas obras de urgencia para evitar que ese deterioro vaya a más, como el saneamiento de la zona, la mejora de la seguridad del inmueble, la reparación de elementos deteriorados –barandillas– y las pruebas de actualización de lo que ya está ejecutado.

El regidor, José Miguel Alonso Pumar, destacó la importancia de haber incautado el aval de la obra –58.500 euros– porque se puede utilizar para estas obras de urgencia, valoradas en unos 40.000 euros.

Comentarios