Miércoles 20.02.2019
Fotos de Hoy

Lo mejor y lo peor de la alfombra roja de los Goya

Por Inmaculada Tapia.

La alfombra roja de los Goya llega cada año y sobre ella se cierne la espectación de quiénes serán los que acaben despertando admiración por un vestuario bien elegido y por la selección de joyas y complementos más adecuados.

Aunque los estilistas se afanen en ello, sus propuestas no siempre tienen éxito. Sobre la alfombra se ven aciertos y desaciertos, curiosidades que a todos nos gusta recabar.
1. Entre las más elegantes, Macarena Gómez, con un maravilloso vestido de Teresa Helbig, con el que parecía la reina de las nieves, gracias a una capucha que cubría su cabello.
2. El escote de la noche lo ha lucido la sevillana Belén Cuesta, tan vertiginoso como la abertura central del diseño de Óscar de la Renta que vistió, aunque tampoco se ha quedado atrás Aura Garrido.
3. Para olvidar, las flores en la cabeza, a modo de tocado, de Azucena de la Fuente. "Arrancando la Feria de Abril en febrero", ha dicho al desfilar por la alfombra roja.
4. A pesar del acierto de su elección, el "look" de Dior de Marisa Paredes ha quedado eclipsado por el arrollador modelo de Rossy de Palma, un vestido de volantes en lentejuelas doradas que complementaba con unas enormes plataformas, desfilando junto a Loles León, puro frenesí sobre la pasarela.
5. Muy atrevidas las transparencias de Cristina Castaño, que muy de cerca sorprendía con una maquillaje que dejaba blancas la punta de sus pestañas.
6. Para maquillaje, el de Rosalía, sutil y ligero en el rostro, barroco y nacarado en las manos de diva.
7. El corpiño negro, que sobresalía y armaba el vestido que Benjamin Friman que confeccionó para Belén Rueda, era de la propia actriz. Una prenda que había comprado en uno de sus viajes y que guardaba en su armario en espera de utilizarlo en una ocasión especial.
8. Desde que en 2006, la entonces ministra de Cultura, Carmen Calvo, acudiera a la gala de los Goya vestida de Ágatha Ruiz de la Prada nadie, hasta hoy, había lucido un diseño de la creadora. Pilar Ordoñez ha sido la atrevida que se ha puesto un corazón en el pecho.
9. El modelazo de Penélope Cruz, firmado por Chanel, marca de la que es embajadora, resultó gris -como la tela- para algunos.
10. Miguel Ángel Muñoz quiso arriesgar con un "total look" de Dolce&Gabanna y pinchó con un modelo que parecía sacado de una tapicería.

11. Por contra, Eduardo Casanova ha resultado ser uno de los caballeros más elegantes con un espléndido Balmain.

El blanco y el negro han sido los colores de la noche sobre la alfombra roja de los Goya, donde entre la delicadeza del gris de Penélope Cruz, una creación sencilla y sin mucho interés, y la sorpresa de Rosalía, sobria, desafiando a su estética chandalera, contrastó el exceso de Paz Vega.

La 33 edición de los Premios Goya no ha coronado a ninguna de las presentes como la reina de la alfombra roja. Penélope Cruz, siempre esperada, no deslumbró con el diseño de la firma francesa de la que es imagen. Tampoco, una grande entre las grandes de la elegancia, Nieves Álvarez, que lucía un Elie Saab, consiguió epatar como otras veces.
Una alfombra roja sobre la que se ha visto mucho diseño español que la alta costura internacional no ha podido eclipsar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla.
La cantante Rosalía renunció a su estética chandalera y de tonos chillones en favor de un vestido quimono mini de Juan Vidal, la única que se atrevió con ese largo, realizado en tejido técnico en contraste con bouquets de flores y espigas y detalles de cristal.
Las creaciones de Teresa Helbig son siempre una de las apuestas seguras para no decepcionar en una de las pasarelas más vistas del año. Una confianza que ha situado entre las más elegantes y admiradas a Macarena Gómez al elegir un vestido de tul "plumetti glitter", en blanco roto, confeccionado con cintas de terciopelo imitando la silueta de las hojas en cuerpo.
También de blanco y de Helbig, Leticia Dolera lució un vestido en seda mientras que azul marino ha sido la elección Cristina Brondo, de la misma diseñadora.
La presentadora Silvia Abril ha apostado también por el diseño español de principio a fin de la gala. Mientras en la alfombra roja lució un vestido de corte sirena, negro, con mangas de raso abullonadas, de Pedro del Hierro, sobre el escenario lo cambió por un Helbig en crepé de lana roja con detalles de tachuelas metálicas, que después sustituyó por una creación de Duyos y otra de YolanCris.
Belén Rueda siempre destaca sobre la alfombra, donde en esta ocasión lució un diseño del granadino Benjamin Friman. Un vestido de seda natural blanco nacarado con doble capa, que complementó con dormilones años treinta art decó, en platino con brillantes de Bárcena.
La excelente costura de Duyos ha transformado un mono de su colección en un vestido con "pailletes" colorido y muy luminoso para Eva Llorach.
Nominada a mejor actriz protagonista, Susi Sánchez ha confiado en Lexdeux y ha lucido un vestido en crepé doble de línea evasé y escote caja adornado en la espalda por un lazo en tafeta de seda.
De blanco acudió Marisa Paredes vistiendo una estudiada sencillez de Christian Dior, mientras que Silvia Abascal en tul degradé en morado paseo, muy delgada, de Marchesa, la misma firma en la que confió Paz Vega, que vistió un vestido cargado de grandes volantes y flores.
Toni Acosta ha apostado por un diseño de reminiscencias japonesas, en "pailletes" negras y un enorme lazo en la espalda de The 2nd Skin Co. que aderezó con una sortija años cincuenta, en platino y brillantes de Bárcena, la joyería que más brilló esta noche sobre la piel de las actrices.
La elegancia del azul noche con chaqueta en tul de seda de Cortana ha sido el color por el que ha optado la directora nominada a mejor dirección novel Celia Rico.
Con flecos joya, al más puro estilo charlestón, han vestido dos de las nominadas, Najwa Nimri, de Gucci, y Lola Dueñas, de Eduardo Andes.
El rojo de Anna Castillo, con top y falda de Jorge Acuña, contrastaba con el blanco firmado por Michael Kors de Natalia de Molina, y el espectacular negro de Stella McCartney de Nathalie Poza.
La magia al transformar una obra de arte en una paleta de color sutil y textiles vaporosos de Ailanto fue la elección de la cantautora Judit Neddermann, mientras que Amaia Romero, optó por un diseño de Pepa Salazar y Rozalen, por la cordobesa Juana Martín.
Arriesgó y ganó Carolina Yuste, con un esmoquin negro, con aperturas en las mangas de Roberto Diz, una apuesta. Pantalón y mono con escote en la espalda también fue la apuesta de María León.
Gloria Ramos, primera actriz nominada con discapacidad intelectual por "Campeones", ha lucido un vestido de la marca Dalal, una firma implicada en proyectos con colectivos desfavorecidos. Sus compañeros de reparto al completo han optado por la firma El Ganso.
Entre los caballeros, por su gusto y sensibilidad en la elección de diseñador hay que destacar al ministro de Cultura, José Guirao, que lució un esmoquin de Ana Locking.
Javier Gutiérrez apostó sin dudarlo por Paco Varela, con chaqueta burdeos; el atractivo de Carles Francino salió reforzado por el traje de Juan Avellaneda y el altísimo Andrés Velencoso por Lander Urquijo. Brays Efe añadió la nota de color con un traje de Oursiders División.
.

 

Comentarios
Lo mejor y lo peor de la alfombra roja de los Goya