• Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Santa Semana

Supongo que a estas alturas nadie dudará de la importancia

Supongo que a estas alturas nadie dudará de la importancia de la Semana Santa para la ciudad y comarca. Atrás deberían quedar para siempre los titubeos políticos a la hora de aportar ayudas para organizar el gran espectáculo procesional que cada año atrae a más visitantes por la plasticidad de los desfiles y la calidad de su imaginería. En definitiva, toda contribución que se haga es una gran inversión. Incluso, me atrevo a decir que necesita complementarse con otras actuaciones.
De mi etapa en el gobierno municipal, recuerdo la colaboración entre la Coordinadora de Cofradías, las asociaciones de comerciantes, la de hostelería, la Administración Local y otras, para programar actuaciones adicionales con que suplementar los desfiles religiosos. 
Todos fuimos conscientes de que alrededor de las procesiones había que ofertar nuevas actividades para llenar un vacío que los turistas echaban en falta. Así surgieron los paseos en barco por la Ría, las visitas guiadas o la semana de música con actuaciones en varias iglesias, sin olvidar poner en valor el conjunto las propuestas museísticas, deportivas o culturales que diariamente ofrece la urbe. Y con la idea de mejora y ampliación continua. 
Por cierto, hoy vemos normales las terrazas que animan varias calles en estas fechas, nadie duda que son necesarias para crear buen ambiente, pero cuando empezamos había quien dudaba de su oportunidad a pesar de que el lleno absoluto, nada más instalarse, estuviera delante de sus ojos. 
Podemos convenir que la Semana Santa no es solo una festividad religiosa, algo que la propia Iglesia sabe y reconoce, forma parte de nosotros, hace ciudad y es buena para la economía de la comarca. Hoteles, restaurantes, mesones, cafeterías o comercios, y las actividades que giran a su alrededor aumentan su volumen de negocio estos días. Y cada día con más calidad, por cierto. Pero no nos podemos estancar ya que quienes no visitan van a necesitar nuevas propuestas por lo que debemos esforzarnos en mejorar la programación con una oferta más diversificada. 
Para conseguirlo, el trabajo conjunto del Concello con los agentes económicos y culturales es básico.
Poco a poco vamos comprendiendo que el naval es muy importante, pero no solo de Bazán viven los ferrolanos.