• Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Fotoperiodistas

stos días, el Club de Prensa de Ferrol, al que pertenezco

stos días, el Club de Prensa de Ferrol, al que pertenezco, ha puesto en escena la nueva edición de “Galicia en Foco”, que hace la 26ª de su ya prolongada existencia, y que es el único certamen al que pueden concurrir los fotógrafos de prensa de nuestra Comunidad. El pasado sábado abrió sus puertas, en la sala de exposiciones del Ateneo Ferrolán, la muestra de las fotografías, únicas y fotorreportajes, correspondientes año 2016, que concurrieron al concurso reseñado. La exposición permanecerá abierta hasta el próximo día 30 del corriente mes y en ella, como en una especie de plaga bíblica perenne, aparecen los incendios forestales en los bosques de nuestra tierra gallega, ya escasamente verde y llena de paisajes grises arrasados, a causa del fuego casi siempre criminal e intencionado. Volviendo a los compañeros reporteros gráficos, con los que nos reunimos en una cena de hermandad, y con los que he podido charlar, largo y tendido, acerca de su problemática laboral y económica, quiero traerla a colación en estas páginas. Recuerdo, hace ya muchos años, cuando yo comenzaba mi labor como “plumilla” en la prensa local de nuestra ciudad, el haber trabajado estrechamente con los fotógrafos de aquel entonces. ¡Cómo olvidar las figuras de Padín, “Arjo”, Ameneiros, Martínez Antón…! y no quisiera omitir a ninguno de aquellos compañeros de fatigas. Es necesario señalar que, casi todos ellos simultaneaban la tenencia de negocio propio con su trabajo para los periódicos y casi nunca con exclusividad, ya que lo mismo publicaba sus fotos en uno u otro periódico, que se hacían la competencia entre sí…
Recuerdo haber publicado innumerables reportajes en el antiguo “Ferrol Diario”, teniendo como compañero al fotógrafo “Arjo”, haciendo una doble página en el interior del periódico, que incluía más de cinco o seis fotografías y, además, otra en primera plana. Aquello sí que era periodismo ilustrado, sin duda… No tengo constancia fehaciente de cuáles eran los emolumentos pecuniarios que percibían en la prensa, pero jamás les he oído pronunciar una queja al respecto. No es este el caso de los actuales “fotoperiodistas”, como ahora se les conoce. Están muy mal pagados y su situación laboral es bastante precaria. Ya en la época de la reconversión tecnológica de la prensa escrita, allá en los años 70 y 80 del pasado siglo, surgió, en los grandes y medianos periódicos, la figura del editor gráfico, dando gran relevancia a la información visual. La crisis económica de las empresas periodísticas dio al traste con esta figura y fue radical la reducción de la plantilla de fotógrafos en los medios. Como nos decía uno de los compañeros gráficos, “hoy nos pagan tres euros por foto, trabajamos 14 horas o más, somos “freelancer” y la competencia del llamado “periodismo popular” es abrumadora. Hay periódicos que no tienen en plantilla a un solo fotógrafo y se nutren de estas fotos espontáneas.” Denunciemos, pues, esta grave situación laboral y profesional de una de las más importantes fuentes primarias de la información. Nuestros fotoperiodistas se merecen otro trato y una solución. ¡Hay que seguir luchando, compañeros!