• Lunes, 18 de Diciembre de 2017

PREMIO DE PIANO BAUDOT

Esta vez la música sonó en el Jofre con el vigués Brais González Pérez, ganador del premio “Gregorio Baudot” al mejor intérprete gallego en la XXVI edición del Concurso Internacional de Piano “Cidade de Ferrol”, uno de los de más prestigio en Galicia, que convierte a nuestra ciudad en la urbe del piano por excelencia.

Esta vez la música sonó en el Jofre con el vigués Brais González Pérez, ganador del premio “Gregorio Baudot” al mejor intérprete gallego en la XXVI edición del Concurso Internacional de Piano “Cidade de Ferrol”, uno de los de más prestigio en Galicia, que convierte a nuestra ciudad en la urbe del piano por excelencia.

A sus 26 años, Brais presenta un destacado currículum con la consecución de premios nacionales e internacionales, una intensa labor como pianista acompañante e incipientes aportaciones en el ámbito de la composición, un terreno en el que los gallegos se pronuncian cada vez con más firmeza.

Dos autores fueron los protagonistas de la velada musical tras el “incipit” del inusual Arvo Pärt con Für Alina; el compositor de Eisenach, J.S.Bach, con sus Variaciones Goldberg BWV 988, de gran religiosidad, destacada esencia melódica, homogeneidad tonal –oscilando entre sol mayor y menor–, y un estilo marcadamente galante con un discurso que fluye como cristalino cauce entre las distintas variaciones. Ya en la segunda parte del concierto, escuchamos al músico de “los cinco”, Modest Mussorgsky, con los Cuadros de una exposición, en los que el compositor inmortaliza la pintura de su amigo Hartmann a través de la expresión musical en la que el “programa” va unido por el leitmotive del “paseo”, con la célebre melodía que nos va transportando a los distintos retratos y momentos musicales, a veces con caprichosos intervalos, otras con baladas de menestral (recogiendo incluso esencias populares), rápidos staccati, fragmentos de gracia y ligereza, otros tranquilos y reposados o solemnes como en La Gran Puerta de Kiev, que representa la majestuosa belleza de la antigua puerta de la ciudad rusa. Todo resuelto con destreza por el joven intérprete que empatizó mejor en los fragmentos más expresivos y que es ejemplo del importante nivel musical que se logra progresivamente en Galicia.