• Sábado, 19 de Agosto de 2017

En la guerra, nada es como lo cuentan

n las guerras declaradas o en las no declaradas, lo cierto es que la manipulación

n las guerras declaradas o en las no declaradas, lo cierto es que la manipulación o tergiversación de la información es algo habitual. Las declaraciones sobre el apoyo que supuestamente brinda Rusia a los talibanes afganos han creado a lo largo de los últimos meses un nuevo malestar en diferentes sectores que no entienden la insistencia en culpar a Rusia permanentemente de todo.
En relación a esto último posiblemente sea un intento de ocultar los errores cometidos por los militares de EEUU y la OTAN durante los 15 años de su presencia en Afganistán. Así, al menos, lo comunicó el Ministerio de Exteriores de Rusia.
Quizá no le falte razón a Rusia cuando afirma que “para distraer la atención de la comunidad internacional de los numerosos errores cometidos por los militares de EEUU y la OTAN durante los 15 años de su presencia en Afganistán, alguien intenta denigrar a Rusia ocultando a la vez las acciones propias dirigidas a apoyar a los terroristas, sobre todo a Daesh”. 
Y es que la presión es constante. El exjefe de la Policía de la provincia afgana de Kandahar, el general Abdul Razak, declaró que Rusia “ayuda a los talibanes con recursos financieros y suministros de armas”. Además, la cadena de televisión estadounidense Fox News comunicó, citando a “analistas” afganos, que unos asesores militares rusos se habían reunido supuestamente con los talibanes para acordar ayuda financiera y logística al movimiento fundamentalista islámico Talibán.
Pero ¿es todo esto cierto? Todo parece indicar que se trata de propaganda, que no sólo no conduce a ningún buen puerto, sino que no hace más que intoxicar una situación ya de por si complicada y difícil de resolver entre las principales potencias internacionales.