• Sábado, 10 de Diciembre de 2016

Yayos, trinos y cumbias

Los yayos, esa chachi especie a extinguir que cuida nietos, están que trinan.

Los yayos, esa chachi especie a extinguir que cuida nietos, están que trinan. Al menos los del Centro de Maiores de Afundación Obra Social de Abanca.
Cerrada la antigua sede y trasladada al edificio del Cantón, los han dejado sin lugar donde poder disfrutar de los juegos de mesa, pese a tener toda la primera planta libre. Los yayos están que trinan, porque para ellos jugar a cartas, por ejemplo, además de entretenido es un sano ejercicio participativo y de cálculo, que les viene muy bien para mantener agudeza mental sin correr riesgos. No hay que pensar que Abanca tema que los yayos monten una timba para incrementar las pensiones (que cobran en sus sucursales), ni tampoco que no dejarles ejercitar con juegos de mesa sea por mala hostia; sino, casi seguro, un asunto de mala planificación, previsión, o ejecución en el traslado, y no ganas de de tocarles cumbias venezolanas a ritmo de Maduro, ni otras músicas celestiales.