• Domingo, 19 de Noviembre de 2017

La patata caliente

Sí hombre, yo también me sé eso del imperio de la ley, el amparo de la ley y todas esas leches.

Sí hombre, yo también me sé eso del imperio de la ley, el amparo de la ley y todas esas leches. Pero el tema de Cataluña es un asunto político, mezclándolo con esas cosas por el gobierno de Rajoy. Tiene cariz de expresión ideológica y política que viene de hace cinco años, sin que Rajoy haya tenido el valor de hacerle frente desde el plano político. Delegar su responsabilidad en el poder judicial y la actuación policial, demuestra su incapacidad como político responsable y con coraje profesional. Es más, considero un acto de cobardía política haber dejado que la situación haya llegado a este nivel, y despacharla como un mero tema judicial y policial, como si se tratará de reprimir a delincuentes comunes, cuando el trasfondo es un descontento político y social claro, sea o no justificado.  El problema no es, como dijo alguien “un exceso de testosterona”, sino falta de huevos en buscarle una solución, y pasar la patata caliente a otros.