• Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Consecuencia

Como consecuencia del homenaje a Miguel Ángel Blanco, parece que Dios ha tocado el corazón del Gobierno del Partido Popular, lo ha iluminado y enternecido.

Como consecuencia del homenaje a Miguel Ángel Blanco, parece que Dios ha tocado el corazón del Gobierno del Partido Popular, lo ha iluminado y enternecido. Me llega el rumor –no sé si fundado– de que Rajoy, al frente de su Gobierno, va a dotar económicamente la Ley de la Memoria Histórica, para poderse ejecutar su estricto y completo  cumplimiento. Pero no acaban aquí las buenas, aunque todavía rumorosas, noticias. En efecto: Parece que se susurra en voz baja, que el Gobierno de Rajoy estudia llevar a cabo un nuevo homenaje. Esta vez, en recuerdo de los represaliados y fusilados en tantas cunetas, por el franquismo y los franquistas de la posguerra. 
He de decir que, como español, me llena de orgullo que, por fin, un gobierno tome conciencia de que se pueden cicatrizar las heridas, todavía abiertas, que causó el espantoso terrorismo que subsiguió a la Guerra Civil. Se necesitaba  coraje para hacerlo. Ojalá no se queden en un rumor.