• Domingo, 25 de Septiembre de 2016

Huxley y todo

Comienzo el nuevo curso escolar con ilusión

Comienzo el nuevo curso escolar con ilusión renovada, con la mochila llena de viejos impulsos y asombrado. Sí, asombrado.
¡He visto la luz! He quedado deslumbrado por un mundo feliz, una sociedad perfecta llena de gente normal, sin guerra, terrorismo, ni hostias semejantes que malogren la vida de las personas humildes y sanas. Tampoco la de los ricos hasta las trancas, que ya no explotan ni hacen trabajar esclavos en sus fábricas extranjeras. He de reconocer que la punta del alma se me puso tersa de emoción, y poco faltó para echarme a llorar de felicidad. Vi a un Guindos campesino y veraz; a una Rita (sin hombreras ni caloret), etérea como una mariposa, sonora como una calandria, y pura. Pura de cojones. Y hasta Mariano me pareció más guapo que nunca. Tengo una suerte inconmensurable al contemplar un mundo feliz que nunca había vislumbrado. No sé si es que estoy perdiendo la vista,  me hago viejo a toda leche, loqueo, o todo a la vez.