• Sábado, 24 de Febrero de 2018

Un bailarín asombroso

A Televisión Española le falta la cintura de las cadenas privadas para rentabilizar lo que se gastan en sus estrellas. El italiano Vasile monta un concurso de saltos de trampolín y lo gana Belén Esteban; monta un concurso de canto y lo gana Belén Esteban; monta un Gran Hermano VIP y lo gana Belén Esteban... y porque no puede montar su propia Champions League, porque sino, que se despidiese el Madrid, la ganaba Belén Esteban. En cambio, TVE, nada de nada. Y mira que lo tiene fácil, ahora que se ha terminado “Operación Triunfo”, venía al pelo montar un concurso de baile y rentabilizar a su máxima estrella, Mariano Rajoy, que, al final, es quien decide sobre sus presupuestos. Y es que el presidente del Gobierno jastou pista en una boda el sábado como si fuese Fred Astaire. Dejó atónitos a los asistentes con su movimiento de caderas y su juego de pies. Aunque también es verdad que con la afición que hay a relacionar a Rajoy con la corrupción, si TVE monta el concurso y lo gana Rajoy, iba a haber más jueces en el pirulí que en la Audiencia Nacional. Y con razón.