• Martes, 17 de Octubre de 2017

Rajoy activa los mecanismos para hundir el golpe

LOS críticos de Mariano Rajoy –que los hay y a feixes– aseguran que se pasa el día leyendo y releyendo el “Marca”, pero no debe de ser verdad: más bien debe de conformarse con echarle una ojeada rápida, porque el tío no ha parado desde que Puigdemont declaró –o tal vez no declaró– la independencia. Conversó con Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, se reunió en la Moncloa con Pedro “La sonrisa” Sánchez, dio una rueda de presa, compareció en el Congreso... Vamos, que su vida se ha convertido en un no parar, que si ya es cansado para cualquiera, lo tiene que ser mucho más para él que arrastra una proverbial fama de vago. El caso es que el 155 está en marcha y el ultimátum al president ha empezado a contar. Se ha ganado el derecho a leer el “Marca” con tranquilidad esta mañana, aprovechando que es festivo.