• Lunes, 26 de Septiembre de 2016

Quién le dirá a Sánchez que “no es no”

AL final, aquello de la rueda de contactos sin intención de presentarse a la investidura que había anunciado Pedro Sánchez no era más que otra monumental mentira. La realidad es que el secretario general de los socialistas quiere presidir el Gobierno, aunque sea con 85 diputados, aunque sea a costa de entregar el país a los secesionistas, aunque le tenga que reglarae RTVE, el Cesid y hasta la vicepresidencia a Pablo Iglesias, aunque la gran mayoría de los suyos no quieran. A estas alturas ha quedado muy claro que Sánchez tan solo aspira a salvar su pescuezo (políticamente hablando, por supuesto) y sabe que eso pasa, tras hundir en dos elecciones al PSOE hasta las cotas más bajas de votos de su historia, por tomar La Moncloa aunque sea a costa de perder todo lo demás. Al menos queda la esperanza de que sus barones le expliquen en el Comité Federal que prepara que “no es no”.