• Viernes, 23 de Junio de 2017

Las peticiones de los coruñeses siguen en la casilla de salida

LA psicomotriz Claudia Delso es miembro destacado del pelotón de los torpes de la Marea, nasía pa’ganá, –tan solo un concejal está fuera de esa categoría–, pero nunca se le podrá agradecer suficientemente su disparate de redistribuir A Coruña en 305 barrios –que incluyen zonas asimétricas, postfuncionales, calcificadas...–, ya que así frustró el principal anhelo vital de Iago Martínez, el Rasputín de Teis: desordenar el movimiento vecinal. Sin embargo, ese acierto no compensa la cadena de desaguisados que orla su labor en María Pita y en la que ocupan un lugar destacadísimo los presupuestos participativos. Tan nefasta ha sido su gestión en ese apartado que las peticiones presentadas por los coruñeses son las mismas que el año pasado, pues de las que se aprobaron no se llevo adelante ni la primera. A ver si esta vez hay más suerte y con esa impactante novedad del autobús itinerante –¡qué manía hay esta temporada entre los podemitas y similares con los autobuses!– para presentar propuestas sale alguna adelante, porque malo será que se quede atascado en el túnel de La Marina. FOTO: claudia delso, en plena representación | firma aec