• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

La defensa de Cataluña

la bizarra Carme Forcadell se rajó. Tenía fama de ser más echada pa’lante que María Pita, Agustina de Aragón y Juana de Arco juntas, pero se sentó ante los magistrados del Supremo y renegó del flamenco Puigdemont. Acató el artículo 155 y aseguró que la declaración unilateral de independencia tenía únicamente un valor simbólico. ¡Oh!, ella que incluso había sonado para generala en jefa del Ejército de la República resulta que es una cobardica. Mucho machacar a la oposición mientras era la presidenta del Parlament, pero al tener delante a unos magistrados... Quizá por eso el plan independentista preveía subcontratar la defensa de Cataluña durante diez años. El mastodóntico presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, el único gordo de su país, o el iluminado Maduro seguro que pujarían por desplegar sus tropas en la otra orilla del Ebro. Y la adjudicación del contrato... a lo mejor alguien hasta pillaba un 3%. Anda que si Rajoy les llega a ofrecer la Legión, igual la cabra acababa pastando en el Camp Nou.