• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Incendiarios sorprendidos in fraganti

POCO a poco, las pesquisas de la Guardia Civil, esa que Ada Colau no quiere en el aeropuerto del Prat pero que los paisanos gallegos adoran que ande cerca de sus casas, van dando sus frutos y comienzan a pasar a disposición judicial los indeseables que ante la falta de un pasatiempo mejor y, sobre todo, menos dañino, se dedican a prenderle fuego al monte gallego. Los agentes realizan una labor de persecución implacable y, en uno de los últimos casos, llegaron a sorprender al pirómano en el momento justo en el que estaba provocando un incendio. En su bolsillo llevaba las armas con las que cometía sus crímenes, cuatro mecheros que, así, no parecen muy peligrosos, pero que utilizados en un monte pueden llegar a provocar un daño irreparable.