• Sábado, 03 de Diciembre de 2016

Una esmola que se va por encima de los 3.000 euros

EL afán que tienen los populistas por presentarse como pobres de solemnidad de la política acaba poniéndolos en evidencia, pues ellos mismos demuestran que se trata de una patraña. De hecho, Pablo “Viva la Gente” Iglesias fue el diputado que más dinero ganó el año pasado y por aquí el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares quiere tener chófer y secretario y cobrar una compensación por el dinero que deja  de ganar al renunciar a su puesto en el Tribunal Superior. Pero sus compañeros en el grupo parlamentario de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, no se quedan muy atrás, ya que pueden cobrar hasta cinco salarios mínimos, o sea, más de 3.000 euros del ala al mes. Del importe de esa esmola no hablan mucho, pero, en cambio, alardean de que ceden al partido parte de su sueldo, cosa que, como les recordó Ana Pontón, el rostro humano del Beneguai, los bloqueiros llevan mucho tiempo haciendo y nunca han utilizado las trompetas para proclamarlo. ¡Ay!, la nueva política...