• Viernes, 23 de Junio de 2017

El sobrino ya se deja ver

FRAGA, Mauser al hombro, andaba de montería por San Caetano y puso su fino ojo de cazador –debió de ser el mismo que en su día puso en Verstrynge– en una joven funcionaria, a la que nombró directora xeral de Relacións Laborais. Era una pieza preciada, ¡y tanto!, porque acabó de jefa de la gestora de la franquicia enxebre del PSOE. Como tal acudió al congreso federal del pasado fin de semana, con la chapa de “Eu son Pedriño” –versión enxebre de “Je suis Sánchez”–, pero aun así estuvo a punto de volverse a casa con las manos vacías. Se salvó por los pelos, pues al final entró en la ejecutiva federal como secretaria de Emigración del PSOE exterior. ¡Qué mejor cargo para un gallego que el que tenga que ver con la diáspora! Ella se sintió reforzada para dar el salto a la secretaría general del PSdeG, pero ya ha surgido el sobrinísimo, Gonzalo Caballero, anunciando que no se desacarta para ese puesto... Cuánta razón tenía su tío, el todopoderoso Caballero, don Abel, cuando le puso la cruz.