• Sábado, 24 de Febrero de 2018

De las barbas del vecino

Creo que no me equivoco si digo, que una de las preocupaciones

Creo que no me equivoco si digo, que una de las preocupaciones que desde hace unos meses nos persigue es la deriva nacionalista de nuestro país, como ha sucedido en Cataluña. Pero ya dice el refrán “cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar”...Y lo digo porque aquí, a fuerza de costumbre, silencio, permisividad y complicidad de algunos partidos constitucionalistas, hemos imbuido parte del mensaje y ciertas prácticas nacionalistas.
Sin ir más lejos, en el pasado pleno de enero en Ferrol, el BNG presentó una moción en la que reivindicaban la conmemoración “Da revolta das pedradas”. Un triste episodio violento, producto del hambre y miseria de una época pasada y que concluyó con víctimas mortales, fue presentado como la reivindicación y alzamiento del pueblo gallego frente el opresor estado español. Y es que esa búsqueda desesperada del nacionalismo por encontrar hechos históricos violentos y darles su propia lectura, esa deformación para reivindicar una identidad distinta y propia es moneda de cambio constante. ¿Y qué hizo el PSOE ? apoyar la moción por supuesto; ¿Y el PP? no abrir la boca.
Esos mensajes son como el “orballo”, parece que no mojan pero calan. Hablar claro y sin complejos frente al nacionalismo y sus consignas no es una cuestión baladí. El ponerse de perfil, ser permisivos, o colaborar activamente en ello, como ocurre actualmente en Ferrol, sólo genera enfrentamientos, polarización y nos llevará a vernos trasquilados.