• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

Metáfora

La que protagonizó la presidenta de la Comunidad 

La que protagonizó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes en el pasado 12 de octubre, donde eligió un paraguas con la bandera de España para protegerse de la lluvia. Y efectivamente, aquello representa la mejor metáfora de lo que significa nuestra nación, pues esa bandera es la verdadera protectora de las garantías y libertades que nos otorga nuestro Derecho Constitucional.
Debo reconocer que siento una gran simpatía por nuestro monarca por varias razones. Tenemos la misma edad, ambos hemos recibido una educación basada en el esfuerzo, y somos hombres decentes y con honor, por no hablar de que nuestro equipo de fútbol favorito viste de rojiblanco.
Allí estaba el Rey el día de la fiesta nacional rodeado, en mi opinión, por la mayoría de personalidades que se han cargado a nuestra querida España. Vaya papelón. Menos mal que desfiló ante él una de las mejores instituciones que de nuestra nación, el Ejército. 
Él, casi al igual que yo, poco podemos hacer para enderezar la situación política actual, y en lo que a mí respecta sólo me queda la esperanza de que se cumpla lo que hace más de tres décadas apuntó el vicealmirante Riera Pons, que entre otras cosas dijo:  De las situaciones difíciles siempre se sale por el camino del esfuerzo, del realismo y de tratar de comprender; por el camino de la disciplina como unidad de acción para el fin común, y por el camino, en fin, de la ejemplaridad del trabajo de cada día, para que la nave española siga el rumbo de la prosperidad y el progreso. También es de suma importancia en esta hora respetar las instituciones y entre ellas la más alta institución que es la Corona, garantía suprema de la Ley que encarna Su Majestad, que lo es de todos los españoles”
Aunque si aquí estamos mal ¿qué me dicen de los EE.UU.? Sólo hace falta ver a sus dos candidatos a la presidencia. Nosotros hemos caído bajo, pero la mayor potencia económica y militar del planeta no está mucho mejor que se diga.
Para colmo de males, hasta a los suecos se les ha ido la “olla”, y han dado el Premio Nobel a Bob Dylan. Alucinante.