Imprimir

“LA CALLE ES MÍA”

Beatriz Sestayo |

Diario de Ferrol | 18 de Febrero de 2013

Este sábado miles de personas nos concentrábamos y manifestábamos en decenas de ciudades contra los desahucios y a favor de la Iniciativa Legislativa Popular que entró la pasada semana en el Congreso.

Este sábado miles de personas nos concentrábamos y manifestábamos en decenas de ciudades contra los desahucios y a favor de la Iniciativa Legislativa Popular que entró la pasada semana en el Congreso. La ciudadanía cívica bramaba ante una enorme injusticia social que lleva sembrando dramas personales y colectivos, espejos de una realidad injusta que hay que transformar en una más equitativa distribución del poder, de la riqueza y los recursos que garantice que el reconocimiento de derechos constitucionales sean algo más que papel mojado. La preocupación por la búsqueda de soluciones, y los gritos unánimes en demanda de justicia, fue la nota característica. Sin embargo alguien quiso hacer del grito unánime de la democracia en la calle un acto que recuerda el fascismo de quienes ejercían la censura y proclamaban aquello de “la calle es mía”. Cuesta creer que sean quienes se autoproclaman defensores de la democracia real quienes ejerzan de censores al servicio de un nuevo régimen autoerigiéndose en otorgantes de carnés con derecho a estar en la calle, a hablar, o bien impedirlos derechos constitucionales de cualquier ciudadano. El sábado mis compañeros Juan Fernando López Aguilar y Beatriz Talegón eran zarandeados por quienes después presumían de haber “expulsado” de la calle a dos socialistas. Estúpidos quienes ignoran que muchos socialistas murieron para que todas y todos podamos manifestarnos, expresarnos, convivir y discrepar. Estúpidos quienes pretenden combatir el totalitarismo del estado policial que está imponiendo el PP con brigadas de selección ideológica. Estúpidos quienes presumen de ejercer la violencia en nombre de la democracia ignorando que ambos términos son incompatibles. Estúpidos quienes pretenden acaparar votos a costa de insultar a la izquierda hermana regodeándose en sus errores y acallando los propios, ignorando las veces que salimos a la calle para defender aquello que los socialistas hemos reconocido, legislado y defendido. Quiero creer que es una minoría que se cree guardiana del “purismo” y el “rojómetro”. Sin duda , y rectificando los errores contra los que la mayoría de los “hijos de Pablo Iglesias” reclamamos y exigimos a la dirección de nuestro partido, seguiremos trabajando para conseguir mayores espacios para los derechos. La censura nunca ha ido con nosotros; la calle es de todas y todos.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección http://www.diariodeferrol.com/opinion/beatriz-sestayo/-la-calle-es-mia/20130218002142033581.html


© 2017 Diario de Ferrol