• Sábado, 03 de Diciembre de 2016

Fidel Castro, histórico líder de la Revolución Cubana, fallece a los 90 años

El expresidente de Cuba y líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, murió el viernes a los 90 años, según confirmó su hermano y actual presidente, Raúl Castro, en una alocución publicada en la televisión cubana.

Fidel Castro, histórico líder de la Revolución Cubana, fallece a los 90 años

El expresidente de Cuba y líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, murió el viernes a los 90 años, según confirmó su hermano y actual presidente, Raúl Castro, en una alocución publicada en la televisión cubana.


“Querido pueblo de Cuba: con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo de que hoy, 25 de noviembre de 2016, a las 10.29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz”, anunció.


“En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas de mañana, sábado 26 (por ayer)”, continuó. Asimismo, Raúl Castro señaló que la comisión que organizará los funerales dará más información detallada sobre “el homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana”. “¡Hasta la victoria siempre!”, finalizó.


Castro, que cumplió los 90 años el pasado mes de agosto, gobernó en la isla desde 1959, después de que la revolución triunfara con la expulsión de Fulgencio Batista del poder. En 2008 se retiró, dejando al mando del Gobierno del país a su hermano, debido a una enfermedad de la que nunca se ofrecieron detalles. Su última aparición en público fue, precisamente, con motivo de su cumpleaños, el 14 de agosto.


Fidel Castro, hijo de un emigrante gallego y una mujer de origen canario, nació en la localidad de Mayarí, en el este de Cuba, en 1926, en el seno de una familia humilde e iletrada.


Su padre, Ángel Castro Argiz, era natural del municipio lucense de Láncara.


Tras acudir a un colegio dirigido por jesuitas, en 1945 Castro inició los estudios de Derecho en la Universidad de La Habana, donde formó parte de asociaciones estudiantiles y se unió al Partido del Pueblo Cubano, que denunciaba la corrupción de los dirigentes dictatoriales de la época. En 1947, participó junto a exiliados dominicanos y habitantes de otros países latinoamericanos en la intervención armada contra el entonces presidente de República Dominicana, Rafael Trujillo, que fue preparada desde Cuba y que resultó un fracaso.


Es en esta época cuando Fidel Castro comenzó a reunirse con dirigentes de izquierda de países latinoamericanos y participó en manifestaciones contra el Gobierno del presidente cubano, Ramón Grau.


En 1948 se casó con Mirta Díaz-Balart, una estudiante de familia adinerada cuyos padres tenían contactos con el político Fulgencio Batista, quien llegaría a la Presidencia en 1952 y que sería derrocado por el movimiento guerrillero de Castro.


Castro inició a principios de la década de los cincuenta lo que bautizó como el Movimiento, un grupo secreto que comenzó a realizar ataques contra las fuerzas de seguridad cubanas y denunciar la corrupción de la clase política. En 1953 lideró el ataque contra el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, que acabaría con gran parte de la organización detenida. Castro sería sentenciado a 15 años de prisión. En su estancia en la cárcel, rebautizó la organización por Movimiento 26 de julio, día del ataque a la base militar.


Batista liberaría en 1955 a Fidel en un intento por conseguir mejorar su figura ante la opinión pública. Fidel y su hermano Raúl abandonarían el país ese mismo año y se refugiarían en México ante una nueva represión de la disidencia por parte del régimen de la isla. Durante su exilio, Fidel establecería una relación de amistad con Ernesto Che Guevara y un grupo de disidentes que prepararon una incursión militar contra el régimen cubano. A bordo del barco “Granma”, Castro partió hacia Cuba junto a un grupo de 80 personas para intentar derrocar a Batista.


Sin embargo, los soldados del régimen estaban esperándoles. Tras su huida, inició una guerra de guerrillas junto a otros grupos armados que se oponían a Batista teniendo Sierra Maestra como base de operaciones.


Durante esta época y tras varias victorias frente al Ejército cubano, los guerrilleros liderados por Fidel comenzaron adquirir notoriedad internacional con el sobrenombre de “los Barbudos”. En enero de 1959 se anuncia en Santiago de Cuba el triunfo de la Revolución que provocaría el desmoronamiento del régimen.


En febrero de ese mismo año se convierte en primer ministro de Cuba. A partir de este momento comenzaron las reformas de corte marxista, como la nacionalización de las industrias y el aumento del presupuesto a educación y sanidad, que le alejaron aún más de Washington y le acercaron a la órbita de la Unión Soviética. En 1960, el Gobierno estadounidense ordenaría el bloqueo parcial de la isla que se ampliaría tras la crisis de los misiles en 1962 y que sigue en vigor en la actualidad.


Castro fue durante décadas el principal objetivo de los servicios secretos más poderosos del mundo, los de EEUU, pero en los últimos meses el líder cubano pasó del discurso de denuncia del bloqueo y las operaciones contra la isla a un acercamiento cauto y tibio que culminó con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, el 1 de julio de 2015.