• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Meteogalicia vaticina que los otoños fríos se van a convertir en “una excepción”

El coordinador de Predicción Operativa de Meteogalicia, Juan Taboada, aseguró que los otoños fríos se convertirán, a medida en que pasen los años, en una “excepción”, ya que las altas temperaturas para la época del año a partir de septiembre “serán la norma”.

Meteogalicia vaticina que los otoños fríos se van a convertir en “una excepción”
Un grupo de peregrinos descansa al sol en el Obradoiro | aec
Un grupo de peregrinos descansa al sol en el Obradoiro | aec

El coordinador de Predicción Operativa de Meteogalicia, Juan Taboada, aseguró que los otoños fríos se convertirán, a medida en que pasen los años, en una “excepción”, ya que las altas temperaturas para la época del año a partir de septiembre “serán la norma”.

Así lo indicó en una entrevista ayer en Radio Nacional, en la que dijo que la falta de precipitaciones en los últimos meses se debe a que el anticiclón de las Azores se encuentra al norte.

Este fenómeno hace que las borrascas atlánticas que continuamente llegan al noroeste peninsular se desvíen más hacia al norte. Una situación que, según Taboada, se corregirá en la segunda quincena de octubre, lo que hará que vuelvan las precipitaciones a Galicia.

Apuntó que “el clima no cambió”, ya que “siguen viniendo influencias del oeste”. “Lo normal es que las recuperemos (las borrascas). La circulación general no cambió. A medida que avancemos en el invierno, lo normal es que vuelva el aire frío y lleguen las borrascas”, declaró, pese a que matizó que se trata de una situación “que no se puede predecir”.

Esta misma semana se declaró la alerta por sequía en varias zonas hidrográficas de la comunidad motivada, precisamente, por la falta de lluvias en este 2017.

Y es que, como recordó, Galicia acumula cinco estaciones consecutivas con déficit de lluvias, especialmente durante el último otoño-invierno, cuando los niveles de precipitaciones se situaron “entre un 30 y un 40%” por debajo de lo normal.

No obstante, apuntó que “de nada sirve que llueva, si son lluvias torrenciales”, al tiempo que descartó que, en un futuro próximo, puedan producirse fenómenos meteorológicos extremos.