• Martes, 26 de Septiembre de 2017

Una intervención de Beiras tensa la Asamblea de Anova que acaba en pelea

La III Asamblea de Anova, a la que solo se presentó una lista para renovar la dirección, vivió un tenso momento tenso durante una intervención en la que el histórico político Xosé Manuel Beira defendía su trayectoria nacionalista pero un aperturismo de la formación, lo que generó críticas un sector del público, que llegó a las manos, en una pelea que se tuvo que separar.

Una intervención de Beiras tensa la Asamblea de Anova que acaba en pelea
Xosé Manuel Beiras conversa con Martiño Noriega durante la asamblea de Anova	efe / salvador sas
Xosé Manuel Beiras conversa con Martiño Noriega durante la asamblea de Anova efe / salvador sas

La III Asamblea de Anova, a la que solo se presentó una lista para renovar la dirección, vivió un tenso momento tenso durante una intervención en la que el histórico político Xosé Manuel Beira defendía su trayectoria nacionalista pero un aperturismo de la formación, lo que generó críticas un sector del público, que llegó a las manos, en una pelea que se tuvo que separar.

Beiras, pidió la palabra en el debate de una enmienda sobre la tesis política de la formación, y se manifestó a favor de la unidad popular por parte de Anova, que debe impulsar a En Marea, eliminando las “fronteras” entre los diferentes agentes que conforman la confluencia en Galicia.

Ello generó en una crítica de un militante de O Morrazo que vociferó llevando la contraria a Beiras, lo que provocó que el actual secretario de organización, Rafa Dopico, le pidiese “respeto”, ante lo que un grupo de jóvenes relacionados con Xeira, afines a la FPG comenzasen una discusión, y que no firman ninguna de las enmiendas presentadas a la oficial.

Esta asociación juvenil se afilió de forma reciente a Anova, y no forma parte de las bases activas de la formación nacionalista.

La discusión desembocó en una pelea, con empujones, golpes y patadas, entre un gran grupo de personas, que gente del entorno del sector oficial intentó separar, entre ellos el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, que intentó calmar los ánimos.

En el momento del enfrentamiento, Beiras estaba pidiendo la unidad entre los que se consideran de izquierda, solidaridad y generosidad, porque “solo faltaría que se reprodujese dentro de En Marea” el problema del nacionalismo, marcando diferencias entre los que se consideran soberanistas y los que no.

De hacer esas diferencias, “¿para que carallo sirvió el salto de frontera que hicimos en 2012?” cuando Anova se escindió del Bloque tras la asamblea de Amio.

“Si hay alguien que tiene trayectoria en el proyecto de nacionalismo es mi persona”, destacó el líder de Anova que recuerda que fue esta formación la que lanzó la propuesta de que había que “pasar la frontera” para “romper el tabú” y luchar contra las fueras que atacan a las clases más agredidas.

Tras el tenso momento vivido en la Asamblea, Beiras se bajó del escenario y abandonó la sala, entre un sonoro aplauso.

La asamblea, en la que Beiras se despidió de la política activa terminó con un 82% de refrendo a toda la candidatura encabezada por Antón Sánchez para la renovación de los órganos de dirección de la formación nacionalista. n