• Sábado, 16 de Diciembre de 2017

La Xunta suspende las clases hoy en el CEIP Nicolás del Río de Cedeira tras el ataque vandálico

La Xunta suspende las clases hoy en el CEIP Nicolás del Río de Cedeira tras el ataque vandálico

La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria informó ayer de que hoy no habrá clases en el CEIP Nicolás del Río de Cedeira, debido al ataque vandálico del que fueron objeto las instalaciones escolares en la madrugada del sábado.
De ello informó el departamento que dirige Román Rodríguez en un comunicado, en el que explica que las instalaciones del centro escolar aún no estarán hoy en condiciones adecuadas para acoger al alumnado.
Según explicó la consellería, desde el primer momento en el que se tuvo conocimiento de los hechos, la Xunta, a través de la Jefatura Territorial de Educación, se mantuvo en “contacto permanente” tanto con la dirección del centro en la comarca como con el Ayuntamiento de Cedeira, que es quien ostenta las competencias en materia de mantenimiento y limpieza del recinto escolar.
La Xunta recuerda que debido a los hechos ocurridos en la madrugada del sábado, sobre los que ya actúan los cuerpos de seguridad, se produjeron una serie de daños (vaciado de extintores, cristales y ordenadores rotos...) que es necesario subsanar por parte de la administración municipal. Además, también se deben acometer tareas de limpieza y acondicionamiento para el normal funcionamiento del centro escolar.
En concreto, un hombre. I.G.C. de 26 años, fue detenido el sábado acusado de causar diversos destrozos en este colegio tras entrar por una ventana cuando se encontraba bajo los efectos del alcohol y drogas.
Según informaron fuentes de la investigación, el hombre entró sobre las 06.00 horas de la madrugada del sábado en el recinto educativo y rompió diversos objetos, como extintores o cristales hasta que fue detenido por la Policía Local a las 09.00 horas, tras recibir el aviso de un vecino.
Tras su arresto, los efectivos de la Policía Local lo trasladaron a las dependencias de la Guardia Civil, que asumió las diligencias y lo puso a disposición judicial.
Una vez pasados los efectos del alcohol y drogas, las mismas fuentes señalaron que el hombre aseguró arrepentirse de los destrozos y pidió disculpas por lo sucedido.
Los agentes de la Policía Local acudieron al colegio avisados por una persona que observó a un individuo con un palo rompiendo materiales dentro del centro escolar cedeirés.
Al presentarse los agentes, el detenido les hizo frente con un perfil de aluminio en la mano proveniente de las ventanas que había roto en la mano. Con todo, los miembros de la Policía Local consiguieron reducirlo y fue puesto a disposición judicial. l