• Viernes, 20 de Octubre de 2017

El visto bueno a Iberdrola para la tercera fase del East Anglia abre a Navantia la opción de otro contrato

Iberdrola, a través de su filial Scottish Power Renewables, recibió ayer la autorización por parte del Gobierno británico a la planificación para el parque eólico marino East Anglia Three, que contará con una capacidad de 1.200 megavatios (MW).

El visto bueno a Iberdrola para la tercera fase del East Anglia abre a Navantia la opción de otro contrato
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, en Exponav, durante la firma del acuerdo con Navantia para el programa East Anglia One |  d.a.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, en Exponav, durante la firma del acuerdo con Navantia para el programa East Anglia One | d.a.

Iberdrola, a través de su filial Scottish Power Renewables, recibió ayer la autorización por parte del Gobierno británico a la planificación para el parque eólico marino East Anglia Three, que contará con una capacidad de 1.200 megavatios (MW).
Gracias a esta aprobación, la compañía podrá construir en aguas inglesas este megaproyecto renovable, el más ambicioso realizado hasta la fecha por una empresa española en el sector de las energías renovables, informó la compañía. Este proyecto abre las puertas a Navantia para conseguir un nuevo contrato con la firma energética española, que tiene en el astillero público uno de sus constructores preferentes en proyectos de eólica offshore.
No en vano, en los astilleros de Fene, la UTE Navantia-Windar fabrica actualmente 42 jackets (y 126 pilotes) para el East Anglia One, la primera fase de este megaparque eólico. Las previsiones del astillero pasan por comenzar a erigir las primeras estructuras el próximo mes de septiembre tras las tareas de ensamblaje que se realizan actualmente en los talleres de la antigua Astano.
Durante la rúbrica de este acuerdo, en septiembre del pasado año en la sede de Exponav, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán alabó la calidad del trabajo de la UTE en el primer programa de eólica offshore que la energética asignó a Navantia y Windar, el del Wikinger. Por ello, Galán avanzo que su compañía seguiría contando con Navantia para las diferentes fases del East Anglia si el astillero público conseguía mantener su competitividad para futuros concursos.

Sin precedentes
El parque de East Anglia Three se construirá a 69 kilómetros de la costa de Norfolk, ocupará un área de 305 kilómetros cuadrados y requerirá la instalación de entre 100 y 120 aerogeneradores para proporcionar la capacidad total.
La energética tiene previsto instalar turbinas de nueva generación en el proyecto, las de mayor tamaño y eficiencia del mercado, con una altura de hasta 247 metros, el equivalente a dos veces y media el tamaño del Big Ben (96 metros). Una vez recibida esta autorización, la filial de Iberdrola comenzará a trabajar en la preparación del proyecto para la siguiente fase. El marco regulatorio en Reino Unido requiere que los promotores de parques eólicos offshore acudan a un proceso de subasta de capacidad para obtener la retribución adecuada a través de un ‘CDF’ (‘contract for difference’).
El objetivo de la compañía presidida por Ignacio Galán es iniciar la construcción en el año 2022, de cara a comenzar la producción en 2025. East Anglia Three supondrá la mayor puesta en marcha de una infraestructura eléctrica sin precedentes hasta la fecha para una empresa española, con hasta cuatro subestaciones marinas, una plataforma marina que albergará el alojamiento de las operaciones, hasta cuatro cables submarinos para la exportación de la energía desde el parque eólico a la costa y una subestación en tierra, ubicada en el condado de Suffolk, para conectar el parque eólico con la red eléctrica de National Grid.
Con este nuevo proyecto aprobado ayer por el Gobierno británico, el futuro complejo East Anglia alcanzará los 2.000 MW de potencia, convirtiéndose en una de las mayores instalaciones renovables del mundo.
East Anglia Three forma parte de uno de los cuatro proyectos en los que el grupo trabaja con el objetivo de desarrollar una capacidad de unos 3.500 MW en la zona.
Iberdrola se ha convertido en un referente mundial en eólica marina, donde ya cuenta con diversos proyectos, tanto en curso como en desarrollo. Así, en 2014 puso en marcha West of Duddon Sands (Reino Unido), el primer parque eólico ‘offshore’ del grupo.
Además, esta desarrollando el parque Wikinger (construido en parte por Navantia), en aguas alemanas del mar Báltico y con una potencia de 350 MW, que se prevé que entre en funcionamiento a finales de este año y requerirá una inversión cercana a los 1.400 millones de euros. l