11:56 h. Sábado, 20 de septiembre de 2014

 

Vecinos de Ultramar se quejan del olor a gasóleo que penetra en viviendas y negocios

| Actualizado 14 Febrero 2013 - 02:15 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
vecinas de la zona afectada por el insoportable olor	daniel alexandre
vecinas de la zona afectada por el insoportable olor daniel alexandre

Vecinos y empresarios de las calle Ingeniero Comerma, Sánchez Calviño y Venezuela, en el barrio de Ultramar, se muestran desesperados por una situación que vienen padeciendo desde hace tres semanas y a la que, según dicen, el Concello de Ferrol no pone solución. El problema radica en la concentración de olor a gasóleo en domicilios y negocios, supuestamente procedente de las cañerías, que les provoca dolores de cabeza, inflamación en los ojos y dificultades para respirar a quienes tienen problemas de asma o alergias.

Esperanza Vázquez Domingo, domiciliada en un cuarto piso de la calle Ingeniero Comerma, aseguró ayer a este diario que en su cocina y su cuarto de baño no se puede respirar, a pesar de tener los tapones puestos en todos los desagües. Ya comunicaron los hechos en repetidas ocasiones a distintos departamentos del Concello de Ferrol sin que se tomen medidas para buscar el origen de ese fuerte olor a gasóleo y tratar de atajarlo. Ayer volvió al Concello y, según dijo, le indicaron que tenía que presentar un escrito, y ella se pregunta qué pasará con su salud mientras no reciben la queja y la atienden.

Su vecina del primero, María Horacia Seijas de Vicente, sostiene que en su casa tampoco se puede estar, porque el olor es insoportable.

Otro tanto comenta María Belén Alonso García, propietaria del bar Souto Bello, situado en la calle Sánchez Calviño, y que vive en la calle Uruguay, también afectada. Este mujer manifiesta que cuando abre el bar por las mañanas la acumulación de mal olor es tan fuerte que no se puede respirar. Al parecer, en respuesta a las múltiples llamadas del vecindario, los bomberos acudieron hace unos días, pero no hallaron el origen del problema. Ayer por la tarde volvieron y constataron el olor a gasóleo, pero se desconoce de dónde procede.

Por su parte, Ana Rosa Fernández González, vecina de la calle Sánchez Calviño, se pronuncia en el mismo sentido, añadiendo que su madre es asmática y se encuentra fatal.

Los vecinos exigen que se solucione el problema e insisten en que ellos pagan impuestos y tasas como todo el mundo, por lo que tienen que ser atendidos. Están programando una recogida de firmas para entregarlas en el Concello

La AVV Ultramar hizo público ayer un comunicado denunciando esta situación. Señalan que, además de la incomodidad de tener que convivir con un olor tan desagradable, los vecinos temen que resulte dañino para su salud y que pueda existir algún riesgo para su seguridad si es que se trata de una fuga de combustible. “A pesar de ter avisado tanto ao Concello, como aos Bombeiros, a Policía Local e Emafesa, o problema continúa e os olores acrecéntanse cada día que pasa”, señala la entidad vecinal, exigiendo que se busque la causa y se ofrezca una solución urgente.